En concreto, el renting aportará más de 120.000 unidades al mercado al término de 2021, teniendo en cuenta que el impacto de la crisis de los semiconductores en el ecosistema de la automoción se empezó a sentir de forma notable a partir de mitad de año.

Y para 2022 está previsto que el crecimiento se reduzca a la mitad, al 10,8%, hasta los 135.000 usados, pero aun así seguirá siendo la puerta de entrada de vehículos al stock que más crezca, por encima de las importaciones (+7,5%) y de los particulares (+2,5%).

Todo ello provoca que la aportación del renting al mercado de VO sea creciente y sostenida en el tiempo. De hecho, desde 2019 hasta 2022, el porcentaje de vehículos de las flotas que llegue al stock habrá pasado del 4% al 7%, es decir, prácticamente duplicándose, si bien uno de cada tres son los que llegan a los concesionarios.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido