Con los kilómetros que se van recorriendo en el coche, las paradas y salidas llega un momento en que el embrague comienza a desgastarse y es el momento de cambiarlo sí o sí. El embrague es pieza clave para el funcionamiento del coche, por eso hay que estar atento ante cualquier anormalidad que pueda presentarse. Es fundamental tener presente cuándo debo cambiar el embrague de mi coche para tomar las medidas correctas y sustituirlo por uno nuevo. Un embrague dañado conlleva al riesgo de que se dañe el resto de las piezas y el problema sea mayor.

¿Cómo sé si el embrague de mi coche está dañado? Un embrague averiado puede manifestar los siguientes síntomas:

– Patina: Cuando el embrague se desgasta empieza a perder el agarre y esto hace que patine sobre el volante. Para asegurarse de que ese sea el problema, solo debe circular en marcha en bajas revoluciones. Si percibe que las mismas suben más y la velocidad no se incrementa, es señal de que el embrague está patinando.

– Huele a quemado: Cuando el embrague patina excesivamente sobre el motor, suele aparecer un fuerte olor a quemado. Esto puede ocurrir cuando el embrague patina por estar desgastado o porque puede haber fuga de aceite o grasa.

– Pedal del embrague duro: Si intenta pisar el pedal de embrague y percibe que está más duro de lo normal, es una clara señal de un fuerte desgaste del disco. Pero debe cerciorarse muy bien de que el problema no esté relacionado con el cable de accionamiento del embrague o el sistema hidráulico de accionamiento, según el coche. Si nota también que el pedal de embrague no tiene mucho recorrido también puede significar un desgaste del disco.

Si nota uno o más de estos síntomas es momento de cambiar el embrague sin falta ya que esto puede afectar la vida útil del coche en general.

¿Cuánto dura un embrague?

No hay un kilometraje exacto que determine cuándo debo cambiar el embrague de mi coche. Esto lo pueden determinar varios factores como la marca, la forma de usar y conducir el vehículo, por lo que se puede decir que si se usa de manera correcta y se hacen varios recorridos haciendo paradas y arranques entre semáforos, el embrague podría tener una duración de más de 100.000 kilómetros. En cambio si es empleado solo para recorrer autopistas podría durar toda la vida.

 

Fuente: Alfonso Fígares

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido