En cambio, hay más incertidumbre respecto al resto. De hecho, todo el paddock está pendiente del discurso del actual campeón, Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP). ¿Se quedará o no en Yamaha? No hay nada seguro. La M1 no ha progresado tanto como sus rivales durante el invierno y los lamentos de Fabio no se hicieron esperar. Sin embargo, no es por falta de insistencia en buscar soluciones a su déficit de velocidad punta. El propio Massimo Meregalli lamentó esta situación cuando se le preguntó por ello en el Test de Sepang. De hecho, el Team Director es perfectamente consciente de que su punta de lanza está siendo tanteada por otros fabricantes, aunque se mantiene sereno.

Otro factor a tener en cuenta: Toprak Razgatlioglu. Yamaha lo tuvo en mente cuando Maverick Viñales y la fábrica japonesa separaron sus caminos a mitad de la pasada temporada, pero el turco estaba en la lucha por el título de WorldSBK. Como ya corre bajo los colores de Yamaha, la lógica indicaría que esta marca le confiara un manillar de producirse su paso a MotoGP.

Entre los nombres que maneja Yamaha, tampoco sabemos qué hará Andrea Dovizioso (WithU Yamaha RNF MotoGP), que viene de un año sabático. En cuanto a Darryn Binder (WithU Yamaha RNF MotoGP), el rookie sudafricano sentirá inevitablemente algo de presión sobre sus hombros, al haberse ahorrado el paso previo por la categoría de Moto2.

En el seno de Ducati hay ocho motos disponibles. Una de ellas está garantizada para Bagnaia. Ya se han hecho con los servicios de jóvenes talentos como Enea Bastianini (Gresini Racing MotoGP) y Jorge Martín (Pramac Racing), que han conseguido respectivamente dos y cuatro Top 3, incluida una victoria del español.

Por su parte, Jack Miller acostumbra a tener problemas en la segunda mitad de las carreras y tendrá que esforzarse más, dando con la tecla de los neumáticos. No es que sus resultados sean negativos, ni mucho menos, ya que en 2021 se vio recompensado con dos triunfos y tres podios. Sin embargo, la comparación con su compañero de equipo no le beneficia al no lograr tantos éxitos.

Por el lado de Suzuki, si bien Alex Rins (Team Suzuki Ecstar) parece estar más en peligro, ya que tan solo registró un podio el año pasado, frente a los seis de Joan Mir (Team Suzuki Ecstar), es más bien el futuro del balear el que está en boca de todos. Algunos rumores lo sitúan en el Repsol Honda Team en detrimento de Pol Espargaró. En todo caso, se espera que Pol Espargaró se vea obligado a ofrecer su mejor versión. Lo mismo ocurre con Takaaki Nakagami (LCR Honda Idemitsu), que no ha conseguido todavía un podio en cuatro temporadas con su equipo. Miguel Oliveira (Red Bull KTM Factory Racing), vencedor del GP de Catalunya 2021, tampoco está completamente a salvo.

Es difícil que Aprilia se desprenda de alguno de sus pilotos, aunque Aleix Espargaró (Aprilia Racing) está a punto de cumplir 33 años. El catalán, que consiguió el primer podio de Aprilia en la era MotoGP, parece estar más en forma que nunca. ¿Estará a las puertas de rubricar su último contrato? El tiempo lo dirá… Ciertamente, se ha instalado una cierta armonía en el box, a raíz de la llegada de Maverick Viñales (Aprilia Racing).

 

 

Fuente e imagen: motogp.com


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido