Según la ley, los conductores noveles no tienen limitaciones respecto a qué tipo de coche pueden conducir. Pero, al igual que el resto de conductores, cuando se convierten en propietarios de un coche o van a conducirlo de forma habitual, los conductores noveles también deben contratar un seguro o incluirse en alguno que ya existiese antes cuando se convierten en conductores habituales.

El problema reside en que, al contratar un seguro, la prima se fija, entre otros factores, de acuerdo con la edad y tiempo de carné del conductor habitual y cada aseguradora tiene políticas de suscripción diferentes. Este principio general también se aplica a los coches clásicos donde, en la mayoría de aseguradoras, la póliza fija la antigüedad del carné entre unos 2 ó 5 años y/o la edad mínima entre 25 ó 30 años, para que el seguro tenga plena efectividad en caso de siniestro.

Por lo tanto, los seguros de coches clásicos no son aplicables para conductores noveles. En el caso de que quiera que algún conductor novel de su familia conduzca su clásico, pregunte. En función de la edad del vehículo tal vez se pueda plantear un seguro como vehículo normal e incluyendo al novel en él. No obstante el precio suele ser elevado (entre 300-600 € al año). Por este motivo tal vez lo mejor será esperar un par de años para así poder incluirlo como conductor ocasional en su seguro de coches clásicos.

 

 

Fuente: Correduría de Seguros Alfonso Fígares


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido