El interior, futurista, es espectacular y desde luego una referencia en su categoría. El habitáculo rezuma diseño y buen gusto, con materiales de calidad y tacto agradable. Destaca una enorme pantalla doble que sirve para interactuar con el coche con enorme facilidad. Es un amplio módulo digital formado por dos pantallas de 10 pulgadas cada una que nos ofrecen imágenes y gráficos de gran calidad y simplifican el uso de todos los mandos convencionales del coche, desde la climatización a la navegación pasando por el teléfono y todos los sistemas posibles de entretenimiento.

Tecnológicamente destaca la implementación de multitud de dispositivos que nos llevan a la conducción autónoma. Los sistemas de asistencia al conductor de última generación se encargan prácticamente de todo. Las cámaras multifunción hacen que todo esté bajo control. Un ejemplo: el aviso de colisión frontal incluye la frenada automática, al mismo tiempo que mantiene el vehículo en el carril mientras circula. Mantiene la velocidad de crucero adaptativo incluso con la función Stop & Go activa. También detecta el ángulo muerto y alerta de tráfico trasero. En conducción nocturna, las nuevas ópticas inteligentes hacen que su conducción sea mucho más segura.

El tope de gama es la versión híbrido enchufable, que se ofrece en dos potencias, 150 ó 180 CV, a elegir. En el caso de los motores de gasolina, el Astra recurre al eficiente bloque de1.2 litros de tres cilindros turbo de inyección directa con 110 CV asociado a la caja de cambios manual de 6 velocidades. El mismo motor se ofrece también con 130 CV con cambio manual de 6 velocidades o con cambio automático de 8 velocidades. Esta última versión fue la cedida por la marca a nuestro digital. Un propulsor ágil, elástico y silencioso, de discreto consumo. El motor diésel es el 1,5 litros de 130 CV y 300 Nm de par que se puede asociar con el cambio manual de 6 velocidades o con el cambio automático de 8 velocidades.

Al volante, su conducción transmite tanta confianza como dinamismo. Sus aptitudes y capacidades a alta velocidad se han optimizado. La dirección y la rigidez del chasis, con suspensión delantera McPherson y trasera de eje torsional, están diseñados para conseguir un alto control de la amortiguación del movimiento alrededor del eje horizontal. En la frenada ofrece potencia y mantiene una gran estabilidad tanto en curva como en línea recta. La rigidez torsional es mayor que la de su predecesor. Los asientos delanteros destacan por su excelente ergonomía, son sumamente cómodos y se agradecen especialmente en los viajes más largos.

En resumen, el nuevo Opel Astra representa una nueva época para el fabricante germano. Más dinámico que nunca, con superficies nítidas eliminando los elementos superfluos y con la nueva imagen de la marca, el recién llegado marca la pauta con las tecnologías y los sistemas de asistencia que aporta al segmento compacto. Innovaciones con las que los usuarios solo están familiarizados en vehículos de segmentos superiores. Lo más interesante, el sistema adaptativo de iluminación que procede directamente de los buques insignia de Opel, Insignia y Grandland, y con sus 168 elementos LED, es líder en el segmento de los compactos y vehículos de tamaño medio. Los precios de la gama Astra arrancan de los 25.500 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido