La Fundación para la Seguridad Vial y la Oficina Española de Aseguradores de Automóviles promueven una iniciativa que está dirigida fundamentalmente a la generación Z, es decir, personas que actualmente tienen entre 18 y 25 años, y cuenta con la colaboración de la Fundación CNAE. El objetivo principal de la campaña es informar y sensibilizar de forma sencilla y amena a los aspirantes a conductores y nuevos conductores sobre el seguro obligatorio y su función social.

Para ello se fundamenta en mensajes que sensibilizan sobre los siniestros de tráfico y sus consecuencias, tales como los problemas sociales, económicos y de salud que generan. Además, se informa al público objetivo de las características del seguro obligatorio, lo que establece la ley y su función social.

Cada año en España son atendidas 230.552 víctimas de siniestros de tráfico por una compañía aseguradora, entre lesionados, fallecidos y sus familiares, según datos de Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras). Esto representa que cada 2 minutos y 17 segundos alguna persona necesita la asistencia sanitaria de una aseguradora por un incidente vial registrado en una calle o en la carretera.

Generalmente las consecuencias de los siniestros viales son leves, generando sólo daños materiales, pero incluso en aquellos casos en los que hay daños personales, lo habitual es que estas sean lesiones temporales sin secuelas y las víctimas se recuperen plenamente. Los datos de Unespa señalan que en 2021 se atendieron 171.494 casos de estas características, mientras que se atendieron a 55.173 personas que sufrieron lesiones con algún tipo de secuelas.

El seguro obligatorio de automóviles, requisito exigido legalmente por el Real Decreto Legislativo 8/2004 para que un vehículo pueda circular con independencia de su frecuencia de uso, es aquel que solo incluye las coberturas básicas para que podamos desplazarnos con nuestro vehículo, cubriendo exclusivamente los daños causados a terceros en caso de siniestro. Es el más elemental y económico, aunque también es el que menos coberturas contempla.

En España circulan más de 2.600.000 vehículos sin seguro, lo que representa un 8% del parque móvil registrado en la DGT y que han sido causantes de unos 300.000 siniestros en la última década, según un estudio realizado por Línea Directa, que señala que cada año se imponen 130.000 multas, cuyo importe oscila entre los 600€ y 3.000€, por circular sin seguro obligatorio.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *