Por dentro, nuestro protagonista de la prueba de la semana y primer eléctrico puro conducido por el probador entre Madrid y Alicante, ofrece un interior sencillo y fácil de usar en el que se respira una agradable atmósfera tecnológica. El puesto de conducción se ha diseñado para maximizar el espacio disponible con paneles de instrumentos y elementos de control estrechos y ligeros, con unos cuidadosos acabados que, a su vez, maximizan los principios fundamentales del MG4 Electric: sencillez, tecnología y calidad. Su interior tiene un diseño minimalista. El habitáculo maximiza el espacio disponible con paneles de instrumentos y elementos de control ligeros y finos, fabricados en materiales de alta calidad y con unos acabados cuidados.

En materia de seguridad está equipado con MG Pilot, un completo paquete de sistemas de asistencia a la conducción diseñados para ofrecer la mayor protección. Las ayudas al conductor, como la frenada automática de emergencia, el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril y la alerta de fatiga, se integran de serie en toda la gama. El control inteligente de luces de carretera y el asistente inteligente de límite de velocidad también se incluyen como parte de un paquete sencillo e intuitivo de elementos de seguridad que protegen a los ocupantes y a otros usuarios de la carretera. El sistema de frenado con cuatro frenos de disco tiene tres modos de ajuste: Comfort, Normal y Sport y garantiza una potente capacidad de deceleración.

Con un eficiente motor eléctrico de 150 kW (204 CV), el MG4 homologa un bajo consumo medio de 160 Wh/km en su versión Comfort. Este modelo también presume de una afinadísima aerodinámica, con un Cx de 0,27 y muchas soluciones innovadoras. Por ejemplo, el faldón delantero es activo: cuando se necesita menos aire de refrigeración, la entrada de aire se cierra, mejorando el rendimiento aerodinámico hasta un 30% y ampliando la autonomía hasta un 10%. El diseño de tipo Tomahawk de las llantas de aleación de 17 pulgadas disponibles en un acabado bicolor para las versiones Comfort y Luxury también está optimizado aerodinámicamente. Y el techo dispone de una sofisticada aerodinámica, con un alerón de doble ala.

Al volante es un propulsión trasera que presenta una respuesta rápida al pedal del acelerador, un tacto preciso del tren delantero, un reparto de pesos muy equilibrado y un bajo centro de gravedad, por la ubicación de su sistema de baterías en el centro de la plataforma MSP. Este modelo emplea un eje delantero MacPherson y una sofisticada suspensión de cinco brazos para el eje trasero. Junto con una dirección asistida eléctrica de doble piñón, que ajusta con rapidez y precisión la fuerza que ejerce la dirección a la velocidad del vehículo en tiempo real con tres modos configurables: Light, Standard, Sport, el chasis ofrece una dinámica de conducción directa y estable. El MG4 Electric es especialmente ágil en la ciudad. En carretera, hicimos Leganés-Alicante (420 kilómetros) con carga completa en salida y una sola recarga en ruta a un crucero de 105 kms/h. Todo bien.

En resumen, el MG4 Electric se ha convertido en el primer eléctrico premium accesible, con el que se democratiza la movilidad eléctrica. El modelo está marcando un hito reciente en el mercado español. Es sencillo, confortable, eficiente y tiene un precio muy competitivo. Es un coche rápido, capaz de generar enérgicas aceleraciones. Solo emplea 7,7 segundos para llegar a 100 km/h. Su velocidad máxima está limitada a 160 km/h. Otra cifra clave del rendimiento de un coche eléctrico es la autonomía, que llega hasta 450 kms (WLTP) en las versiones Comfort y Luxury, que cuentan con una batería de 64 kWh. En nuestro caso, versión Standard, la autonomía era algo superior a los 400 kms, «estirables» si se lleva a cabo una conducción pragmática. El precio de la gama MG4 Electric arranca de los 20.480 euros.

 

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido