El problema de los eléctricos radica en la falta de ayudas e incentivos atractivos que hagan de los vehículos alternativos una opción asequible y rentable, así como defectos en el despliegue de la red de recarga. El año pasado se matricularon en España 949.359 turismos, de los que sólo 51.614, el 5,4 % del total, eran eléctricos 100%, mientras que el resto contaban con motores de combustión o sistemas híbridos.

La matriculación de coches de gasolina subió el 13,7 %, hasta 387.749 unidades, en tanto que la de diésel bajó el 15%, hasta 118.646. Los híbridos no enchufables sumaron 302.842 matriculaciones y los enchufables 62.162. Los vehículos a gas (GLP, GNC o GNL) registraron 26.335 unidades.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido