Sumauto explica que, en esta nueva era de objetos y negocios conectados, no solo los vehículos, sino también los concesionarios están expuestos a sufrir ciberataques, dado que están acelerando su digitalización. En la actualidad, el 80% de los pasos en el proceso de adquisición de un coche son ya digitales, según Nielsen.

Hoy en día, la amenaza de ciberseguridad más frecuente en un concesionario es el ataque a los sistemas informáticos, lo que se traduce en el robo o la manipulación de datos sensibles de los clientes. De esta manera, el negocio, en calidad de vendedor del coche y responsable último del estado en que llega al consumidor, debe garantizar la protección de la información tanto del comprador como del vehículo del que hace entrega.

Además, se trata de un riesgo potencial para el 100% de los concesionarios. No en vano diversos estudios muestran una amplia exposición a esta amenaza, como el realizado por Eurocybar en Estados Unidos, que concluyó que el 85% de los concesionarios allí localizados sufrió al menos un ciberataque en los dos últimos años.

De este modo, Sumauto extiende la digitalización de los concesionarios más allá de la compra de un vehículo, al añadir la seguridad para la defensa de sus sistemas y la protección de la información de los clientes, que en un negocio de este tipo incluye desde datos financieros a otros de contacto (teléfono, correo electrónico) e incluso de identidad (DNI, pasaporte).


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido