El objetivo de este marco es que permita «el reinicio paulatino» de la actividad productiva y de la distribución en la automoción, implantando una serie de medidas y controles que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores mientras desarrollan su actividad. Con él quieren facilitar la vuelta a la producción así como a la actividad comercial y de reparación «cuando se permitan una vez finalizado el periodo de hibernación».

El protocolo incluye obligaciones de información a los trabajadores; medidas y precauciones de higiene personal; controles y comprobaciones de temperatura en los accesos, reglas para la entrada y salida de los trabajadores, así como para su desempeño en las líneas de producción respetando las distancias de seguridad.

También fija procedimientos de entrada, salida, carga y descarga para los proveedores externos; gestión de los espacios comunes, como la cantina o los vestuarios; obligaciones de limpieza y desinfección en las instalaciones y cuestiones organizativas para las empresas, como las restricciones de movimientos innecesarios en la fábrica, la realización de teletrabajo para todos los puestos en los que sea posible y las reuniones por videoconferencia.

Además, la empresa establecerá sistemas de verificación para el cumplimiento de estas medidas, con auditorías y controles internos.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido