Coincidiendo con la jornada internacional de la mujer, durante la reunión se ha incidido en los aspectos positivos de toda índole que supone fomentar la llegada de mujeres empresarias a los órganos de gobierno de las organizaciones empresariales como FEMPA, así como de conseguir una mayor incorporación y presencia de la mujer en los perfiles profesionales del sector metal, destacando las ventajas y mejora del sector que ello propiciará.

En la reunión celebrada en la Casa de las Brujas, sede de la Generalidad Valenciana en Alicante, se ha analizado la coyuntura económica y la situación concreta del sector metal, planteando líneas de colaboración, poniéndose de manifiesto la necesidad de definir programas y medidas que permitan a las empresas superar las actuales circunstancias de incertidumbre y apuntar en la dirección de aumentar su competitividad.

La decidida apuesta por la innovación, a fin de que ésta pueda llegar a todos los colectivos y subsectores que conforman un sector tan heterogéneo y vertebrador como es el del metal en la Comunidad Valenciana, ha sido uno de los principales ejes de la reunión. Ambos han coincidido en la necesidad de que las empresas puedan contar con las tecnologías habilitadoras digitales disponibles, sacando adelante para ello proyectos colaborativos con distintos agentes del ecosistema innovador de la Comunidad. Se ha destacado también el papel tractor que desempeña el sector de fabricantes de maquinaria, incorporando innovación que se transfiere a sus sectores productivos clientes con un efecto multiplicador en productividad y mejora de ratios a todos los niveles.

La transformación digital y la transición ecológica deben ser dos de las líneas en que centrar los esfuerzos, con el apoyo de los fondos destinados por Europa, Fondos Next Generation, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, para canalizar inversiones destinadas a construir un futuro más sostenible, productivo, digital y competitivo.

Otras de las propuestas abordadas en la reunión va dirigida a reforzar los planes de formación específicos para el sector del metal, a nivel de la Comunidad Valenciana, con el fin de incrementar las cualificaciones profesionales y garantizar la recualificación a las personas trabajadoras en un sector expuesto a cambios constantes por el ritmo de las innovaciones.

Ello, unido al impulso de campañas destinadas a atraer el talento de los jóvenes hacia la industria del metal, un sector que ofrece empleo estable, cualificado, de calidad y bien remunerado, al tiempo que se ponen en marcha actuaciones para asegurar el relevo generacional de perfiles profesionales imprescindibles para el sector como son el de matricero,
moldista, soldador, tornero, fresador, plegador, etc.. perfectamente compatibles con la incorporación de la digitalización tan necesaria al sector y con la adquisición de equipos y maquinaria de última generación, más energéticamente eficiente y productiva.

También se ha puesto de manifiesto la preocupación por el momento económico que vivimos, marcado en gran medida por la escalada de la inflación a registros desconocidos desde hace más de 30 años y por los elevados costes energéticos que soportan las empresas.

El Conseller ha destacado el trabajo desarrollado por el Consell Valenciá para la Coordinación de la Seguridad Industrial, del que FEMPA forma parte, así como los planes para la Promoción de la misma desarrollados desde 2018, y que en 2022 va a suponer, el próximo otoño, la celebración en Alicante del 2º Congreso de Seguridad Industrial de la Comunidad Valenciana, tras el éxito del primero celebrado en Valencia en 2021.

Asimismo, han incidido en la importancia del sector de la automoción en la Comunidad Valenciana, tanto a nivel de producción de vehículos y componentes, como en relación con las pymes y micropymes que componen el colectivo de los talleres de reparación y mantenimiento, que se enfrentan a importantes retos para el futuro: el vehículo eléctrico, el vehículo conectado y la necesidad del acceso a la formación técnica de los fabricantes, imprescindible para poder reparar los nuevos vehículos. Todo ello, junto a la necesidad de impulsar la transformación digital de los talleres, requerirá formación y equipamientos específicos para un sector que se enfrenta en los próximos años a retos muy exigentes que ponen en riesgo su propia supervivencia.

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido