La caída esperada para este año en España está por debajo de la que se registrará de media en el resto de los cinco principales mercados de Europa (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), donde las ventas de usados retrocederán un 24%, para crecer también un 11% en 2021.

La patronal ha indicado que el mayor peligro al que se enfrente actualmente el sector en nuestro país es la incertidumbre que siente el comprador. Un agravamiento de la situación sanitaria, particularmente si vamos a nuevos confinamientos, retrasaría su recuperación, tanto de los mercados de vehículos nuevos como de los usados, que se contraería de nuevo el año que viene. Eso ha tenido ya un primer reflejo en las transacciones de usados en noviembre, que cayeron un 6,3%, con 191.411 operaciones, tras dos meses consecutivos creciendo.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido