El Gobierno ha acordado prorrogar hasta finales de año el Plan Moves III de ayudas a la compra de vehículos electrificados e instalación de puntos de recarga, cuyo plazo expiraba el próximo 31 de julio, según ha anunciado hoy martes la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El paquete de medidas de apoyo al tejido productivo, aprobado por el Consejo de Ministros, incluye, además, una nueva partida de 50 millones de euros para el programa de transformación de las flotas de vehículos pesados, tanto en transporte de mercancías como de pasajeros, por carretera. Es decir, está destinada, principalmente, para el recambio de camiones, que es «una prioridad» para el Ejecutivo, ha añadido. Las iniciativas incorporan un «importante incentivo fiscal» para que las empresas y autónomos apuesten por renovar sus flotas de vehículos.

En concreto, ha dicho Montero, se establece la libre amortización del impuesto de sociedades para las inversiones efectuadas en 2024 -en el primero y segundo semestre- y en 2025 en nuevos eléctricos e infraestructuras de recarga. Ello se aplicará, también, a los autónomos que tributen por el impuesto de la Renta a las Personas Físicas (IRPF).