En España, el precio de los seguros es libre y por tanto las aseguradoras pueden establecer las primas que crean convenientes. Sin embargo, cuando se trata de un aumento del precio de la prima en las sucesivas renovaciones de la póliza, la Ley del Contrato de Seguro establece la obligación de comunicar dicha subida a los asegurados con dos meses de antelación.

La política de muchas compañías es subir el importe de las primas anuales al vencimiento sin avisar previamente.

En caso de que la aseguradora no preavise, el asegurado puede exigir a la compañía que le mantenga la tarifa del año anterior, ya que se entiende prorrogado el contrato en las mismas condiciones con las que se firmó.

AEA ha venido denunciado esta práctica abusiva de las aseguradoras y ha alentado a los usuarios a solicitar la devolución del incremento de prima no comunicado antes del vencimiento. De forma amistosa, las compañías de seguros han accedido a la devolución del incremento de primas reclamado por AEA.

Sin embargo, en otras ocasiones, algunas aseguradoras han rechazado tal petición, lo que ha obligado a AEA a acudir a la Dirección General de Seguros (DGS), que una vez más se ha pronunciado sobre este asunto. Y así, ha establecido que “la prima es un elemento esencial del contrato, por lo que cualquier modificación de la misma, no pactada en la póliza, constituye una modificación contractual”.

Este organismo, acogiendo los criterios de AEA, mantiene que al tratarse de una modificación del contrato es necesario “el concurso de la voluntad de ambos contratantes, por lo que el asegurado debe aceptar tal modificación”.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido