Hoy día, hay empresas que se dedican a adaptar coches para discapacitados, para que así las personas con esta condición tengan mayor independencia y puedan cubrir sus necesidades particulares.

La opción más sencilla para muchos es que una segunda persona lleve al minusválido en un vehículo, pero en el caso de que la persona no quiera depender de alguien más y desee conducir su propio vehículo, afortunadamente existen diversas opciones que dependen de su grado de discapacidad.

La más económica es disponer de un vehículo de licencia especial. Pero para quien quiera ir más allá, también existe la posibilidad de conducir un automóvil, pero ojo, que se encuentre correctamente adaptado.

Un coche adaptado es básicamente aquel vehículo que está especialmente diseñado para personas que utilizan las sillas de ruedas o para aquellas que presentan otros problemas de movilidad, ya que la persona necesita asientos giratorios o plataformas, entre otras cosas. A los fabricantes de sistemas de adaptación se le unen también los propios fabricantes de vehículos que, a través de un pedido especial, ofertan una variedad de automóviles.

Es muy importante que la persona que desea comprar un vehículo de este tipo tenga claro que lo más conveniente es asesorarse sobre las distintas posibilidades en las asociaciones y federaciones de discapacitados. También es recomendable informarse sobre aquellas compañías que sepan cómo adaptar un coche para minusválidos. Claramente el precio depende de la compañía que lo oferte, pero en la actualidad el mercado ofrece vehículos tanto nuevos como de segunda mano. Todo depende del bolsillo del comprador.

Además existen muchos beneficios para discapacitados, ya sea una ayuda sobre el precio final del vehículo en el propio concesionario, o simplemente que no será necesario abonar ni el impuesto de primera matriculación ni el impuesto de circulación.

En caso de que la persona minusválida cuente con un coche, se le pueden hacer modificaciones recurriendo a un fabricante que se encargue de adaptar completamente el vehículo. Lo mejor de todo es que en la actualidad existen talleres con personal discapacitado que aporta su experiencia personal y saben perfectamente cómo adaptar un coche para minusválidos.

 

 

Fuente: Alfonso Fígares


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido