Se aplicarán con carácter retroactivo con fecha 16 de junio, tanto a empresas como a particulares, a los que se limitó inicialmente la retroactividad. Los compradores recibirán 500 euros adicionales en caso de movilidad reducida, renta familiar mensual inferior a los 1.500 euros o si el vehículo que entrega para su achatarramiento tiene más de 20 años (para poder acogerse al plan hay que entregar un coche de al menos 10 años)Junto a la ayuda pública, los concesionarios se comprometen a aplicar un descuento proporcional (salvo en las ayudas máximas, en las que será de 1.000 euros) y en el caso de los turismos, el precio de venta no podrá superar los 35.000 euros (45.000 euros en caso de personas con movilidad reducida o coches con etiqueta «Cero»).

El vehículo nuevo deberá contar con etiqueta energética A ó B (el 45 % más eficiente de la oferta) y emitir menos de 120 g CO2/km.

El Plan Renove 2020 está dotado con 250 millones de euros y su finalización está prevista para el 31 de diciembre o cuando se agote la citada partida.

Según el Gobierno, el crédito habilitado tendrá un impacto económico de 1.104 millones de euros en toda la cadena de valor del automóvil y contribuirá al mantenimiento de 7.400 empleos en el sector.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido