Anesdor apoya la deducción del 15% del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) para quienes adquieran un vehículo eléctrico que ha puesto en marcha el Ejecutivo, pero «rechaza que las condiciones concretas del Real Decreto-ley 5/2023 vuelvan repetir los errores que ya recogía el Plan MOVES. Estos errores son la exclusión de los ciclomotores eléctricos (especialmente adecuados en los nuevos entornos de “ciudades 30 km/h”) y de las motocicletas de más de 10.000 euros –impuestos no incluidos- (con mayores prestaciones que permiten la movilidad extraurbana)».

Según Anesdor, estas ayudas fiscales del Gobierno a la compra de eléctricos (que estarán en vigor desde ahora hasta el 31 de diciembre de 2024) llegan en un momento especialmente delicado para el mercado eléctrico de la moto y el vehículo ligero, ya que las matriculaciones de unidades 100% enchufables han tenido un comportamiento desigual en esta primera mitad del año y, concretamente, el de la motocicleta cero emisiones cayó en mayo un 35,6% respecto al mismo periodo de 2022.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido