Cabe destacar que uno de los puntos en los que el Consejo centrará sus esfuerzos es “abordar las malas prácticas de las compañías de seguros”. A raíz de la denuncia en Europa de CETRAA, Conepa, Fagenauto y Ganvam contra el Estado español por incumplimiento de las normas comunitarias que permiten las actuaciones abusivas de las aseguradoras en su relación con los talleres de reparación, el Consejo ha comprobado que esta situación se da en la mayoría de los países. Es intención de la organización seguir con interés el desarrollo de la denuncia, así como buscar soluciones a esta problemática común.

A este respecto, en el manifiesto se destacan los siguientes puntos:

– Las compañías de seguros fijan unilateralmente tarifas de mano de obra de reparación por hora, sin respetar las tarifas fijadas por los talleres (tarifas que se calculan en función de sus costes y estructura empresarial).
– Las estimaciones establecidas por las compañías de seguros están por debajo de los tiempos de reparación reales.
– La dependencia económica de los peritos no garantiza que actúen con estricta objetividad a la hora de evaluar el daño, tanto en términos de su calificación como de las horas a dedicar a la reparación y fijación del precio/hora de la mano de obra.
– Posible colusión tácita entre compañías aseguradoras (prácticas similares de todas ellas), dada la tendencia a la baja de sus precios, lo que afecta negativamente el equilibrio entre sus componentes. Agudizado además por los convenios CIDE y ASCIDE.
– Algunas compañías de seguros imponen a los talleres los proveedores de recambios o el tipo de piezas o materiales que deben instalar.
– Comercialización de pólizas que obligan al cliente a reparar su vehículo en el taller determinado por las compañías aseguradoras. Esta limitación a la libre elección de taller sólo debe circunscribirse a daños propios (no a daños causados por un tercero), debiéndose resaltar y aceptarse individualmente mediante la firma del asegurado, no sólo mediante el epígrafe de la póliza.
– Redirigir al asegurado a reparar a los talleres designados por las compañías aseguradoras (sin que sea una condición establecida en la póliza) dándole información no cierta sobre el taller al que piensa acudir o ha acudido para reparar su vehículo.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *