El estilo deportivo negro recorre el interior, desde el revestimiento del techo y los pilares hasta las fundas transpirables de los asientos deportivos con reposacabezas integrados. Las costuras plateadas que contrastan con el negro se encuentran en la palanca de cambios de cuero, el reposabrazos central y el volante deportivo multifunción de tres radios adornado con un distintivo Sportline. El habitáculo es muy amplio. Hay nuevas opciones de molduras decorativas y tapicerías, mejorada iluminación ambiental LED, que ahora también ilumina el revestimiento de las puertas traseras en uno de los diez colores disponibles.

Se puede elegir entre dos motores diésel y tres de gasolina que proporcionan potencias de entre 110 CV y 190 CV. El motor TSI 2.0 con 190 CV, que era el que incorporaba la unidad de pruebas cedida a nuestro periódico digital, es exclusivo de la versión Sportline y equipa tracción total de serie. El TDI 2.0 cuenta con 150 CV y la tracción 4×4 se ofrece opcionalmente. Nuestro propulsor nos pareció excelente ante todo tipo de mediciones: prestaciones, elasticidad y consumos. A la plena satisfacción colabora un cambio impecable.

En materia tecnológica señalar que el vehículo atesora la mayor gama de sistemas de asistencia y seguridad de última generación, así como hasta nueve airbags que garantizan niveles aún más altos de seguridad activa y pasiva. Incorpora un procedimiento que combina las funciones de varios sistemas de asistencia, como el control de crucero predictivo, el asistente de aviso de salida de carril y una versión mejorada del sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

Al volante, los ajustes básicos (Eco, Confort, Normal y Sport) se pueden elegir en la selección del modo de conducción, mientras que en el modo Individual se pueden ajustar con precisión. La dirección progresiva cuenta con una relación de dirección variable. Esto depende del ángulo de giro y permite una mejor conducción a velocidades más altas y una mayor agilidad en las curvas. Al mismo tiempo, las fuerzas de dirección son significativamente menores con unos ángulos de giro mayores, por ejemplo, al girar circulando a baja velocidad por la ciudad o al aparcar, lo que facilita las maniobras con el vehículo. El sistema de asistencia a la protección de los ocupantes reacciona ante una colisión inminente para evitar un accidente o minimizar la gravedad de sus consecuencias.

En resumen, el Karoq presenta renovaciones de diseño y aerodinámica mejorada, nuevos materiales sostenibles, sistemas de asistencia de última generación y las últimas opciones de infoentretenimiento. Los motores disponibles son económicos y eficientes y garantizan unas emisiones y un consumo de combustible bajos. La tracción integral convierte al coche, de facto, en un todoterreno, con todo lo que eso significa. No estamos, por tanto, ante un todocamino convencional sino mucho más. La motricidad, y por ende la seguridad, son sobresalientes. El precio del Skoda Karoq 2.0 TSI Sportline 190CV DSG 7v. 4×4 es de 39.000 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido