Está disponible en los acabados Style, Xcellence y FR. Independientemente de la elección, la versión TGI incluye, de serie y de manera específica, el cuadro de instrumentos digital, el cargador inalámbrico o el sistema Full Link inalámbrico con Apple Car Play y Android Auto, entre otros elementos. El acabado Xcellence destaca por incluir el climatizador de tres zonas o los faros Full LED, y, el FR (versión de nuestra unidad de pruebas) incorpora de serie el sistema de navegación con pantalla de 25,4 cm (10’’), el selector de los modos de conducción y todas las funciones disponibles del sistema de conectividad del fabricante de Martorell, entre otros.

El nuevo motor TGI de 1.5 litros funciona mediante el proceso de combustión de ciclo Miller y ofrece una alta relación de compresión. Gracias a ello consigue aumentar la eficiencia y disminuir las emisiones de CO2. Así, el consumo de GNC y las emisiones del SEAT León TGI, en ciclo combinado y según homologación WLTP, son las siguientes: la variante de 5 puertas, con cambio manual consume entre 3,7 y 4,1 kg/100km, con emisiones de entre 103 a 112 g/km de CO2; con cambio DSG, consume entre 3,9 y 4,3 kg/100km y presenta unas emisiones de CO2 entre 109 y 118 g/km; y en la variante Sportstourer con cambio DSG, presenta un consumo entre 3,9 y 4,4 kg/100km y unas emisiones entre 110 y 120 g/km de CO2.

Desde el punto de vista tecnológico cabe destacar que un vehículo de GNC reduce las emisiones de dióxido de carbono en, aproximadamente, un 25% frente a su equivalente de gasolina. Por ello, la DGT le otorga la etiqueta medioambiental ECO. Además del aporte ecológico, la tecnología TGI plantea beneficios fiscales y un coste por kilómetro excepcionalmente competitivo, hasta un 50% más económico que en un vehículo de gasolina y un 30% menos respecto a un diésel. Eso si, actualmente hay menos de un centenar de estaciones de GNC a escala nacional.

Al volante cabe destacar que el León TGI da cabida a tres depósitos de gas natural comprimido (GNC) con una capacidad neta total de 17,3 kg, que le permiten alcanzar una autonomía exclusivamente en modo gas de hasta 440 kilómetros. En caso de agotarse el GNC, el motor cambia automáticamente a la gasolina. El modelo dispone de un depósito secundario de 9 litros donde se almacena la gasolina. Como comentábamos, esta versión del SEAT León entrega 130 CV. Estas cifras de potencia proporcionan unas prestaciones y una experiencia de conducción enormemente gratificantes pues a un propulsor y un cambio eficientes hay que añadir el excelente trabajo realizado sobre dirección, frenos y suspensiones.

En resumen, la tecnología de gas natural comprimido está destinada a personas que necesitan realizar largos recorridos, circular en entornos urbanos con restricciones medioambientales al tráfico, que sean especialmente sensibles al coste por kilómetro, que tengan accesibilidad a la infraestructura de repostaje en sus desplazamientos habituales, y todo ello, con un coste de adquisición muy similar al de su homólogo de gasolina. Para recorrer 100 kilómetros, el coste aproximado es de 3 euros (precio medio GNC España: 0,80€/kg). El nuevo León de gas natural tiene un precio que arranca de los 26.250 euros, sin los descuentos aplicados por la marca.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido