La revolución interior es notable y el modelo revindica un salto a la gama superior. El puesto de conducción cuenta con una consola flotante inédita. Con las últimas tecnologías y dotado de las pantallas de mayor tamaño de la categoría, este ofrece una ergonomía de las más modernas y una experiencia de conducción más inmersiva. El habitáculo al completo cambia de dimensión en cuestión de calidad y de confort, mostrándose digno de los segmentos superiores. Materiales de gama alta, revestimiento soft en el salpicadero, los paneles de puerta y el contorno de la consola central, tratamiento cuidadoso de los elementos del mobiliario y nueva arquitectura de los asientos referencian el conjunto.

Hay una oferta amplia y renovada de motorizaciones, tanto en gasolina como en diésel. Asociadas a una caja de velocidades manual de 5 ó 6 relaciones o a una caja automática de doble embrague de 7 relaciones. Los propulsores abarcan todo un abanico de potencias al alza: de 100 a 155 CV en gasolina y de 95 a 115 CV en diésel. La oferta se enriquece a con una motorización híbrida recargable denominada E-TECH Plug-in. Nosotros probamos la versión con motor 1.3 TCe FAP en su versión 130 CV y 240 Nm. Este motor ya ha mostrado su eficacia en la generación anterior y en otros muchos modelos de la gama Renault. Se propone acoplado a la caja de velocidades manual de 6 relaciones o a una caja de velocidades automática de doble embrague de 7 relaciones con levas en el volante, que gana en suavidad de funcionamiento y en eficiencia.

El nuevo Captur amplía las ayudas a la conducción y propone la oferta más completa y evolucionada de su categoría. La novedad más destacable es el asistente para embotellamientos de tráfico y conducción en autopista, una prestación poco frecuente en el segmento de los SUV urbanos. Esta prestación constituye una primera etapa hacia el vehículo autónomo. Por primera vez en la gama Renault aparece la alerta de salida de estacionamiento, junto a equipamientos como la cámara 360º y la frenada activa de emergencia con detección de ciclistas y peatones. Con ello, las maniobras al salir del estacionamiento son aún más seguras.

Al volante, el vehículo destaca por las medidas de seguridad implementadas. Así, por ejemplo, se dispone del asistente para embotellamientos de tráfico y conducción en autopista que combina el regulador de velocidad adaptativo (con Stop & Go) y la asistencia de centrado en la vía. Activo de 0 a 160 km/h, dicho equipamiento funciona en las versiones TCe 130 EDC FAP y TCe 155 EDC FAP. Regula la velocidad del coche y mantiene las distancias de seguridad con los vehículos que le preceden a la vez que garantiza que este permanezca centrado en la vía. Especialmente útil en caso de tráfico denso, el asistente de conducción permite que se pare y vuelva a arrancar de forma automática en un tiempo de tres segundos, sin acción por parte del conductor.

En resumen, en un mercado actual extremadamente competitivo, el nuevo Captur se reinventa y refuerza el ADN que le llevó al éxito. Ahora se transforma para lucir una línea de SUV atlético y dinámico más moderno. Tan modulable como siempre, es ahora más habitable gracias a una revolución interior que lo lleva a otra dimensión, tanto desde el punto de vista tecnológico como del cualitativo. Sus prestaciones son dignas de un modelo del segmento superior. Sus aptitudes dinámicas mejoran respecto a sus ancestros con buenas prestaciones, consumos razonables y óptimas propuestas en seguridad y conectividad. La gama Captur arranca de los 14.100 euros.

 

 

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido