Con esta baja temporal evita seguir pagando durante un periodo concreto el impuesto de circulación. Sin embargo, recuerde que tanto el seguro obligatorio como tener la ITV en vigor es necesario. Tampoco puede tener el coche estacionado en la vía pública ni circular con él.

El RACE nos explica los trámites a realizar.

Hay dos formas de solicitar la baja temporal en la Dirección General de Tráfico:

– Por Internet: a través de la aplicación de la DGT podrá hacer la solicitud, aunque luego tendrá que personarse en la DGT para presentar los impresos oficiales.
– De forma presencial: tiene que pedir cita previa a través de la web de la DGT o llamando al 060. Cuando tenga la fecha, tendrá que presentarse en una Jefatura u Oficina de Tráfico.

Qué debe presentar para realizar el trámite:

– Si lo hace por Internet:

Certificado digital o DNI electrónico.
Rellenar y presentar la solicitud de baja temporal que puedes conseguir a través de la web.
Pagar la tasa correspondiente.
Personarse en la DGT para presentar los impresos oficiales.

– Si lo hace de forma física:

Presente su DNI o pasaporte en la Jefatura de Tráfico.
Presente el impreso de la solicitud de baja temporal. En Tráfico le dan directamente el documento.
Presente el justificante de pago de la tasa.

¿Cuánto tiempo puede estar un coche de baja temporal?

Según el Real Decreto 265/2021, hasta abril de 2021 no había límite para la baja temporal del vehículo. Sin embargo, a partir de esa fecha el margen es de 1 año desde la fecha de solicitud de dicha baja temporal. Pasado ese plazo, si no ha solicitado la prórroga de la baja, automáticamente su coche volverá a estar en activo y tendrá que volver a pagar el impuesto de vehículos de tracción mecánica.

Las prórrogas del plazo de baja temporal las podrá solicitar a la Jefatura de tráfico como máximo 2 meses antes de la fecha de finalización de la baja temporal.

¿Por qué ahora el límite de la baja temporal es de un año?

Según la DGT, esta medida “servirá para evitar el uso abusivo de la baja temporal que algunos talleres realizaban con el objetivo de evadir la obligación de llevar un vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) al final de su vida útil”.

 

 

Fuente: RACE


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido