En su interior, el puesto de conducción, exclusivo de la marca, ofrece todo un mundo de nuevas sensaciones al volante. Además del aspecto visual, no descuida los demás sentidos. El conductor observa como el vehículo proyecta la información en tres dimensiones gracias a su aspecto holográfico, acompañado de funciones de ayuda a la conducción que, prácticamente, se estrenan en su segmento. Los tejidos de los asientos se han renovado, lo que ilustra un verdadero salto de gama que queda patentado con la nueva tapicería Alcantara, opcional en las versiones GT como la cedida por el fabricante a nuestro digital. El habitáculo del nuevo e-2008 GT ofrece una iluminación ambiental personalizable con ocho colores diferentes; algunos de ellos nuevos, que ahora están coordinados con los de la pantalla central y tienen en cuenta el modo de conducción seleccionada.

En el apartado tecnológico, este SUV dispone de control de crucero adaptativo con función Stop & Go, con instrucciones ajustables de distancia de seguridad, el asistente de posicionamiento de carril, que mantiene el vehículo en la posición seleccionada por el conductor, freno automático de emergencia de última generación que detecta peatones y ciclistas, tanto de día como de noche, a velocidades de hasta 140 Km/h y alerta activa de cambio involuntario de carril con corrección de trayectoria desde 65 Km/h, entre otros.También dispone de un sistema de optimización de la motricidad en firmes deslizantes o en mal estado. Esta tecnología actúa sobre las ruedas motrices delanteras. Se activa a través del mando giratorio situado en la consola central, que permite elegir entre uno de los cinco modos de uso disponibles, limitando la transferencia del par motor sobre el tren delantero y gestionando el frenado, en función del terreno.

El Peugeot e-2008 incorpora desde el pasado verano una versión electrificada más poderosa que su predecesora, pues estrena el motor eléctrico de 115 kW (156 CV) previamente incorporado por Stellantis a otros modelos del grupo. Se trata de un motor de nueva factura que, además, viene ligado a una batería más capaz que la única disponible hasta ahora: en vez de 50 kWh de capacidad bruta (46,3 kWh útiles), tiene 54 kWh en total (50,8 últiles), lo que incrementa la autonomía media homologada hasta los 406 kilómetros en ciclo WLTP. Ofrece dos tipos de cargadores para adaptarse a todos los usos y todas las soluciones de recarga: de serie incluye un cargador monofásico de 7,4 kW y, como opción, un cargador trifásico de 11 kW. Los tiempos estimados para recargar del 20 % al 80 % de la batería son: 30 minutos en un punto de recarga público (100 kW), 4 horas y 40 minutos en un Wall Box (7,4kW), y 11 horas y 10 minutos en una toma reforzada (3,2 kW).

Al volante, se puede elegir en todo momento entre tres modos de conducción muy diferentes. El modo Eco da prioridad absoluta a optimizar la autonomía, mientras que el modo Normal está pensado para ofrecer el máximo confort para un uso diario. Para los amantes de las altas prestaciones y las emociones fuertes, el modo Sport lleva al máximo las sensaciones y el dinamismo. Utilizamos los tres tipos y el balance fue muy satisfactorio. El vehículo interpreta los deseos del conductor y si se trata de racionalizar consumos va bonificando la conducción, alargando la autonomía y la eficiencia. Eso sí, hay que saber estirar la propuesta del fabricante, con bajadas «a vela» y jugando con las inercias para que rodadura y en su caso los frenos regeneren la eficacia del conjunto. Esto vale sobre todo en rutas rápidas. En conjunto, nos gustó en ciudad y en carretera, con una conducción presidida por la seguridad.

En resumen, el Peugeot e-2008 representa un antes y un después tanto en el segmento de los SUV compactos como en la gama gala, al unir electrificación, diseño espectacular, sensaciones dinámicas y placer de conducir con altas prestaciones y una autonomía que supera los 400 kilómetros. Todo ello con las tecnologías más avanzadas. La versión eléctrica del modelo marca la diferencia en su segmento por su estilo rompedor, su habitabilidad, sus prestaciones y por ofrecer una experiencia a bordo novedosa. Cuenta con un arsenal de funciones de ayuda a la conducción que anticipan la conducción autónoma de nivel 2 y que se gestionan desde un puesto de conducción con un cuadro de instrumentos elevado. Aporta a la gama una alternativa “cero emisiones” con una circulación silenciosa y una ausencia casi total de vibraciones. El precio del Peugeot e-2008 GT 156 CV es de 39.440 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *