Es una placa identificativa formada por tres letras consonantes y cuatro dígitos que permite llevar un control a las autoridades tanto de quién es el propietario del vehículo como de las características del mismo.

En el artículo 68 de la Ley de Tráfico se especifica que para poner en circulación un vehículo a motor es obligatoria su matriculación y la instalación de las placas de matrícula correspondientes. Por su parte, en el artículo 10 se explica la obligación de todo conductor a verificar las placas de matrícula para comprobar que no tienen suciedad ni nada que impida su lectura. 

Las multas relacionadas con las matrículas van desde los 200 euros, si la infracción es grave, hasta los 6.000 euros, si es muy grave.

En España la matriculación de vehículos empezó el 17 de septiembre de 1900. De hecho, el primer vehículo matriculado en el país, según datos de la DGT, fue un Clement con motor Dion Bouton de 2 CV y 130 kg; se matriculó el 31 de octubre de ese mismo año en las islas Baleares.

Desde entonces, mucho ha llovido y es más que posible que haya formado parte de la familia de conductores que ha perdido la matrícula, se le han robado o, simplemente, circulan con ella en mal estado, rota o sin ser suficientemente legible. En cualquiera de estos casos, tendrá que pagar 200 euros de multa. 

 Para que no reciba ninguna amonestación, las placas de matrícula deben cumplir los siguientes requisitos, que aparecen especificados en el anexo XVIII del Reglamento General de Vehículos:

  • No deben estar desgastadas ni sucias: se deben leer bien y a distancia todos los números y las letras.
  • Las placas no pueden estar sueltas.
  • La iluminación de la matrícula tiene que funcionar correctamente.
  • Las placas tienen que ser reglamentarias y homologadas.
  • Los números y letras deben coincidir con los de la base de datos de la DGT.

Manipular la matrícula se considera una infracción muy grave ya que no se puede manipular la matrícula (cambiar su enumeración o sus letras u ocultar su nomenclatura) una vez que se ha matriculado el coche. En este caso, la multa asciende a 6.000 euros y conlleva la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

Circular sin matrícula es una falta muy grave que puede conllevar una sanción importante, y no es lo único: si además se la roban, debe proceder rápidamente para que no se aprovechen de su matrícula para cometer un delito al sustituirla por otra matrícula en otro coche. Si le roban o pierde la matrícula durante un viaje debe proceder de la siguiente forma:

1) Denuncie la pérdida o robo de la matrícula a la Policía

Es lo primero que debe hacer para que quede constancia de que le falta una o las dos matrículas del coche. Además, recuerde que no puede circular con el coche sin matrícula o le pueden poner una sanción.

2) Llame al seguro el coche

Los delincuentes pueden utilizar la matrícula del coche para realizar un robo u otro tipo de delito. Informando al seguro de lo sucedido ya tendrá una prueba para asegurar que no ha sido usted. Además, tendrás que solicitar una grúa para que lleven su coche a un taller, donde le colocarán otra matrícula.

 

 

Fuente: RACE

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido