En su interior asume el apreciado concepto de lujo moderno y deportivo de Mercedes-Benz. Por ejemplo, con un tablero de instrumentos dividido en dos secciones por un plano horizontal, elementos de adorno de generosa superficie y un visualizador central que parece estar suspendido por encima de estos elementos. El diseño vanguardista de los asientos y la composición moderna de los revestimientos de las puertas subrayan el alto valor intrínseco del habitáculo que es más digital e inteligente que nunca gracias a la integración de la generación más reciente del sistema de infoentretenimiento con dos visualizadores de formato grande de serie y un equipo de navegación a pantalla completa.

Tecnológicamente, los componentes más importantes del tren de rodaje con dimensionamiento dinámico son un nuevo eje delantero de cuatro brazos y un eje trasero multibrazo. El tren de rodaje básico ofrece ya un elevado confort de suspensión, de rodadura y acústico, unido a propiedades ágiles de conducción y placer al volante. La suspensión neumática incorpora una amortiguación variable con regulación progresiva de la fase de extensión y la fase de compresión. Por lo demás, la tracción integral garantiza un agarre sobresaliente al suelo sobre cualquier superficie.

El nuevo GLC apuesta sistemáticamente por la propulsión híbrida y establece así nuevas cotas de eficiencia. El programa de modelos consta de vehículos con propulsores de cuatro cilindros, tanto de gasolina como diésel, combinados con un motor eléctrico. Cuatro de ellos están configurados como sistemas de propulsión híbrida parcial con un alternador arrancador integrado de segunda generación. Otras tres variantes equipan grupos de propulsión híbrida enchufable con una potencia combinada de hasta 381 CV. Todos los híbridos enchufables alcanzan una autonomía eléctrica de más de 100 kilómetros (WLTP). Nuestra unidad, con propulsor diesel complementado por microhibridación, erogaba 197 CV, con caja de cambios automática de 9 velocidades y tracción integral. Una combinación sensacional.

Al volante estamos ante un vehículo de conducción especialmente ágil y estable. Gracias a la combinación del placer de conducción y dinamismo, un diseño moderno y funciones como el puesto de conducción offroad y la realidad aumentada para navegación se empatiza con él desde el primer momento. El coeficiente de resistencia aerodinámica es extraordinariamente bajo, hasta 0,29, lo que conlleva unos consumos enormemente contenidos teniendo en cuenta el peso y potencia del vehículo. El silencio de marcha es absoluto, con insignificantes cotas de ruidos de rodadura y aerodinámicos. De la combinación de todas estas medidas resulta el acogedor ambiente típico de Mercedes-Benz, que da la bienvenida a los ocupantes y les ofrece viajes enormemente placenteros.

En resumen, el nuevo Mercedes-Benz GLC encarna lujo moderno y deportivo en cada uno de sus detalles. Es el vehículo más dinámico de la apreciada familia SUV del prestigioso fabricante germano. Un atributo que subraya a primera vista el diseño exterior con proporciones singulares, superficies tersas, aristas de rasgos precisos y un diseño interior de alta calidad con una distribución clara de los componentes. El vehículo atesora prestaciones y eficiencia, destacando por su nivel de confort y maniobrabilidad, tanto en carretera como fuera del asfalto. La nueva dirección del eje trasero aumenta su seguridad. En la conducción todoterreno convence con numerosos atributos, como la tracción integral 4Matic y la pantalla Offroad. El precio de la nueva gama GLC de Mercedes arranca de los 58.200 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido