El habitáculo combina un estilo moderno con lujo deportivo. La calidad de los materiales seleccionados y su acabado preciso con calidad artesanal subrayan la elegancia del vehículo y destilan máxima impresión de valor. Nuevas molduras en madera de fresno gris de poros abiertos y en aluminio claro con estructura de carbono revalorizan el interior. Los asientos conjugan la idoneidad para largos recorridos con un diseño vanguardista y ofrecen al mismo tiempo una buena sujeción en situaciones dinámicas de conducción. Gracias al ajuste adaptativo del asiento del conductor basta con introducir la estatura del ocupante en el visualizador de medios, o por medio de «Mercedes me», para que el asiento se desplace automáticamente a una posición generalmente idónea, de modo que el conductor puede limitarse a realizar pequeños reajustes.

La nueva Clase E cuenta con la generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción de Mercedes-Benz, que ofrecen asistencia cooperativa al conductor. De aquí resulta un nivel especialmente elevado de seguridad activa, pues el coupé puede intervenir con rapidez e inteligencia si el conductor no reacciona. El volante utiliza ahora sensores capacitivos, lo que aumenta el confort de manejo durante la conducción parcialmente automatizada. Si el conductor quiere señalizar a los sistemas de asistencia que desea hacerse cargo personalmente de la conducción de la Clase E, basta con colocar las manos en el volante. Si el sistema reconoce que el conductor separa las manos del volante durante un periodo de tiempo determinado, se inicia una cadena de advertencias que, en caso de prolongarse la inactividad del conductor, puede conducir en definitiva a la activación del asistente de parada de emergencia.

La reestilización de la Clase E trae consigo un nuevo avance sustancial de la electrificación de la propulsión. Se equipa por primera vez con un alternador arrancador integrado el motor diésel de cuatro cilindros en la versión de 194 CV que fue la testada por nuestro periódico digital. Este motor cuenta con una red de a bordo parcial de 48 voltios. La función de recuperación y la posibilidad de «planear» con el motor apagado incrementan la eficiencia. En el marco del desarrollo de esta técnica se monta la segunda generación del alternador arrancador integrado. Este equipo forma ahora parte del cambio, y no del motor como hasta ahora. Esto facilita su armonización con diferentes motores.

Al volante es un producto muy completo. Funciona a plena satisfacción del conductor desde que se acciona el botón de contacto. Con una potencia más que suficiente debido a las restrictivas condiciones viales comunitarias, el propulsor de 194 CV nos pareció silencioso, económico, eficiente y elástico gracias, en buena medida a un cambio secuencial automático de 9 velocidades que cumple de manera sobresaliente su cometido. Bien terminado y amplio, con un habitáculo ergonómico, su conectividad es de lo más completa del mercado. La seguridad activa, gracias a una frenada muy buena y a unas suspensiones que acompasan excelentemente comodidad y seguridad, es otro de los puntos fuertes de un vehículo muy rutero.

En resumen, el Mercedes E Coupé 220d es un automóvil muy interesante desde cualquier perspectiva a analizar. Con la practicidad por bandera gracias a unos consumos enormemente ajustados que permiten un alta autonomía en viajes largos, está pensado para viajar de manera cómoda, segura y económica. La mecánica y la tecnología implementadas en el producto son líderes en el mercado. La firma de la estrella siempre va un paso por delante y lo notamos por detalles como la espectacular puesta en escena, los acabados, el equipamiento en materia de seguridad o la conectividad. El propulsor de la unidad de pruebas tenía la relación potencia-prestaciones-consumos ideal para nuestro gusto. Un vehículo y una versión excelentes. El precio del automóvil analizado es de 60.800 euros.

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido