Una de las primeras medidas que se tomó y se sigue manteniendo fue prohibir la permanencia en las zonas de espera de personas que no tengan una relación directa con la realización de la prueba. Solo puede estar personal de la jefatura, profesores al cargo de la prueba y aspirantes citados a esa hora. La razón es evitar aglomeraciones en los centros de exámenes y disminuir el riesgo de contagio.

Igualmente, se limitaron los traslados de expedientes de exámenes de una provincia a otra, en los casos afectados por las restricciones a la movilidad de los ciudadanos por el riesgo para la salud.

TEÓRICO

Debido a la necesaria distancia de separación entre aspirantes, la capacidad de las aulas para exámenes teóricos ha quedado disminuida. Por ello, en la medida de lo posible, se han incrementado las convocatorias para dar respuesta a la demanda.

Además, los aspirantes deben llevar siempre mascarilla (que deben aportar ellos) y se dispondrá hidrogel para su uso cuando sea necesario y necesariamente antes de la prueba. Durante todo el examen se garantiza la distancia mínima de 1,5 metros entre alumnos.

EN PISTA

La cita para realizar las pruebas de aptitudes y comportamiento en circuito cerrado, pista, que tienen que realizar los aspirantes a obtener de licencias y permisos de conducir, se efectúa de forma escalonada para evitar aglomeraciones y en zonas amplias donde se pueda mantener la distancia de seguridad. Al igual que en los exámenes teóricos, se prohíbe la permanencia en las pistas de toda persona ajena a la prueba y se recomienda que cada alumno traiga su propia equipación.

PRÁCTICO

La realización de esta prueba es la que más cambios sufre, debido al espacio limitado del vehículo. El primero se refiere a la ocupación del habitáculo: solo van un alumno y el profesor en la parte delantera del vehículo y el examinador, solo, en los asientos traseros. Tanto los alumnos como los profesores deberán llevar guantes y mascarilla.

Y para no prolongar la situación de contacto social, en el momento en que la prueba se declara no apta (por acumulación de faltas o comisión de una falta eliminatoria), esta se interrumpe y el examen no continúa. Además, las explicaciones sobre la realización del examen se dan siempre fuera del vehículo manteniendo la distancia recomendada

Las escuelas particulares de conductores son ahora responsables de la correcta limpieza y desinfección de los vehículos, y de su limpieza al finalizar cada prueba y en todo caso antes de la siguiente.

En los exámenes prácticos de moto, se exige un intercomunicador manos libres bidireccional y eficaz en los sistemas de comunicación entre examinador y alumno. La protección del mismo frente al riesgo sanitario corre a cargo de la escuela, recomendándose que el micrófono sea de uso individual. Asimismo, no se admite el uso de equipos que el examinador deba manipular o colocarse en los oídos (auriculares) o cuyos micrófonos queden próximos a la boca, salvo que pueda garantizarse su total higienización.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido