El diseño interior destaca por la calidad de los materiales, con guiños a la estética nipona. Juega con la mezcla de texturas para generar un punto de irregularidad, combinando madera de arce, cuero napa, refinados tejidos japoneses y detalles cromados. También está presente el arte de anudar y conectar, que ha servido de inspiración para los detalles de las costuras del panel del salpicadero. El tratamiento de las molduras explota la asimetría y la irregularidad de manera intencionada. Los tejidos empleados tienen distintas fibras y patrones que responden a los cambios en la iluminación. Todo ello es una expresión muy genuina de la estética japonesa, con propuestas en continua evolución que fusionan el minimalismo de las formas con una enorme riqueza expresiva.

En materia tecnológica destacar que la marca asiática ha replanteado y refinado sus tecnologías orientadas al usuario para perfeccionar la experiencia de conducción y atender más que nunca a las necesidades individuales de cada persona que lo maneje. El innovador sistema de personalización del conductor de Mazda le reconoce y ajusta automáticamente el entorno en función de sus características físicas y sus preferencias personales: posición del asiento, volante, retrovisores, pantalla Head Up Display e incluso la configuración del sistema de sonido y la climatización. Cuenta con un completo equipamiento de tecnologías avanzadas de asistencia al conductor, para unas prestaciones de seguridad activa excepcionales.

El Mazda CX-60 e-Skyactive PHEV es el primero de una serie de modelos híbridos enchufables que la marca introduce en Europa. Su motorización combina un motor de gasolina 2.5 l. Skyactiv-G de cuatro cilindros e inyección directa con un motor eléctrico de 129 kW, una batería de alta capacidad de 17,8 kWh y 355 V y una transmisión automática de ocho velocidades totalmente nueva. La suma de un motor de gasolina y otro eléctrico hace posible un desarrollo de potencia total de 327 CV y una poderosa entrega de par de hasta 500 Nm, lo que le convierte en el modelo de producción en serie más potente de la historia de la compañía. Sus prestaciones son impresionantes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 5,8 segundos.

Al volante, el nuevo Mazda CX-60 incorpora importantes mejoras que redondean el comportamiento dinámico. La rigidez de la carrocería ayuda a que el conductor perciba la respuesta del vehículo de forma inmediata, sin retardo; los asientos ayudan a los ocupantes a mantener el equilibrio de forma natural mientras el coche se mueve y la suspensión contribuye a estabilizar el vehículo, con un novedoso sistema de control del aplomo exclusivo de la firma nipona. La batería de alta tensión se ha situado entre el eje delantero y el trasero, en una posición lo más rebajada posible dentro de la carrocería, con lo que el centro de gravedad resulta especialmente bajo. Esta característica, combinada con un sistema de tracción integral permanente, proporciona a este modelo una extraordinaria maniobrabilidad, a la altura de los mejores del segmento premium.

En resumen, con el Mazda CX-60 e-Skyactive-G 2.5 PHEV AWD estamos ante un producto excelente, con unas credenciales medioambientales extraordinarias, un consumo de combustible WLTP en ciclo combinado de tan solo 1,5 l/100 km y unas emisiones de CO2 WLTP en ciclo combinado rebajadas hasta 33 g/km. El motor eléctrico e-Skyactiv del Mazda CX-60 ofrece una autonomía de 63 kilómetros mientras el vehículo circule a menos de 100 km/h. Detalles como un monitor de visión 360°, el asistente de intersecciones, la detección de peatones traseros, el mantenimiento en carril de emergencia, el asistente de velocidad inteligente o la función de ayuda al salir del habitáculo lo posicionan como un vehículo y una versión sobresalientes y muy a tener en cuenta en su categoría. El precio del producto analizado es de 49.900 euros.

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido