El objetivo era comprobar en qué ha cambiado un año tan atípico en la intención de compra de un vehículo y cómo se han recibido las dos principales novedades de los últimos meses: el plan de ayudas centrado casi en exclusiva en el mercado del vehículo eléctrico y la intención del pago por uso de las autovías.

Los resultados han variado respecto a casi hace un año, pues menos conductores plantean cambiar de vehículo que hace escasamente doce meses y las ayudas propuestas no son una realidad tangible para la mayoría de los usuarios, que anteponen los híbridos sobre cualquier otra motorización. Existe, además, un profundo rechazo a la intención de cobrar por el uso de las autovías, algo que podría redundar en un incremento de los accidentes de tráfico.

Uno de los grandes titulares que deja el informe es que, por primera vez en la historia, las motorizaciones diésel y gasolina no suman, entre ambas, el 50% de la intención de compra. Los híbridos, con un 33% y un crecimiento de más de un 8%, encabezan la clasificación por delante de los motores de gasóleo (25,4%) y gasolina (20,7%).


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido