Sin embargo, Solera alerta de que la salida de la actual crisis será distinta a la de 2008 y 2012, en tanto durante estos años el envejecimiento del parque no ha dejado de crecer. Con 13,2 años de media, actualmente el 62% de los vehículos en circulación supera la década de antigüedad. Y, al contrario de lo que muchos piensan, más años no significan más reparaciones, sino al revés, puesto que no cuentan con la garantía del fabricante o están cubiertos con seguros de franquicia.

De este modo, estos vehículos más viejos son mayoría en carretera, pero apenas pisan el taller, al ser responsables de solo el 25% de las reparaciones. En cambio, los nuevos son solo el 23% del parque, aunque hacen el 42% de las reparaciones.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido