La iniciativa «Elige calidad, elige confianza» (ECEC) ha advertido sobre la falsa teoría que explica que las baterías se estropean en invierno. Según los fabricantes de componentes de automoción de primer nivel, «las temperaturas altas del verano serían las mayores responsables del desgaste de las mismas».

A diferencias de algunas creencias, aunque la batería se encuentre almacenada en condiciones óptimas, está sometida a un «proceso de autodescarga constante» que se ve incrementado cuando las temperaturas son elevadas. En invierno, las bajas temperaturas del motor y de los aceites requieren de baterías de mayor potencia de arranque, lo que a veces no es posible como consecuencia del deterioro que sufren en verano.

Además, «todas las funciones de confort propias del invierno, como la calefacción de los asientos u otros sistemas de calefacción, también se alimentan de la batería».

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido