A partir de 2035, los turismos y furgonetas nuevos que se comercialicen en la Unión Europea deberán ser “cero emisiones”, lo que supondrá la prohibición de comercializar vehículos de combustión, lo que incluye gasolina, diésel e híbridos. La nueva norma forma parte del paquete climático que la Unión Europea quiere impulsar esta legislatura para reducir al menos en un 55% las emisiones contaminantes del bloque en el horizonte de 2030 (respecto a 1990) y es la primera medida concreta de esa batería de iniciativas que sale adelante. Las nuevas normas prevén una derogación hasta finales de 2035 para los constructores que no produzcan más de 10.000 turismos nuevos al año ó 22.000 furgonetas, mientras que aquellos que no lleguen a las 1.000 matriculaciones al año quedarán exentos.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido