Ha solicitado que se investigue el posible incumplimiento de las normas comunitarias que permiten las malas prácticas de las aseguradoras en su relación con los talleres de reparación y, además, ha trasladado la denuncia a la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (IMCO) del Parlamento Europeo. La denuncia es la expresión del compromiso de CETRAA, CONEPA, FAGENAUTO y GANVAM en defensa de los derechos e intereses de todos los talleres de reparación (tanto independientes o multimarca, servicios oficiales o concesionarios). Las asociaciones mencionadas invitan a otras organizaciones del sector a unirse a la denuncia.

Como se recordará la denuncia presentada por las asociaciones se fundamenta en el incumplimiento por parte de España de cuatro Directivas y varios artículos del Tratado de Funcionamiento de la UE. Dicho incumplimiento es el origen de las malas prácticas de las aseguradoras que se recuerdan brevemente y se relacionan a continuación:

– Fijación de los precios hora de la mano de obra de las reparaciones sin respetar el establecido por el taller en función de sus costes y estructura empresarial.
– Confección de los baremos, con los que se realizan las valoraciones de las reparaciones, por empresas vinculadas o participadas por las aseguradoras causando un detrimento para el taller, ya que los mismos no se ajustan al coste real de la reparación ni en tiempos ni materiales. Asimismo, los baremos difieren entre sí para el mismo tipo de operaciones.
– Dependencia económica de los peritos no permite garantizar que actúen con estricta objetividad a la hora de evaluar los daños tanto en su calificación como en las horas a emplear en la reparación y fijar el precio/hora de la mano de obra.
– Posible colusión tácita entre aseguradoras (realización de prácticas similares por todas ellas), a tenor de la tendencia a la bajada de sus precios, que no ha ocurrido en otros Estados, alterando el mercado español de reparaciones y afectando negativamente al equilibrio entre sus componentes.
Los convenios CIDE y ASCIDE refuerzan la idea de colusión táctica y la fijación de precios unilateral, ya que el importe del módulo que opera como precio de referencia, con el que se compensan y liquidan los saldos entre aseguradoras, es independiente del coste real de los daños del vehículo, por lo que todas las compañías de seguros buscan abonar al taller por debajo de ese precio unilateral para obtener un beneficio en cada reparación.
– Imposición a los talleres por parte de algunas aseguradoras de los proveedores de recambios o el tipo de piezas o materiales a instalar.
– Comercialización de pólizas que obligan a los clientes a llevar su vehículo a reparar a un taller determinado por la aseguradora. Esta limitación a la libre elección de taller, que sólo se debe circunscribir a los daños propios, no a los causados por un tercero, deben estar resaltadas y aceptadas de forma individualizada mediante su firma por el asegurado, no sirviendo únicamente el rubricado de la póliza.
– Redireccionamiento a los asegurados para que reparen en los talleres designados por las aseguradoras (sin ser una condición establecida en la póliza), dándoles informaciones, que no son ciertas, sobre el taller al que prevén acudir o al que han acudido para reparar su vehículo.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido