Hasta ahora, los conductores debían llevar en sus vehículos dos triángulos de preseñalización de peligro que debían colocar en la calzada a unos 50 metros del vehículo que hubiera quedado inmovilizado por avería. Estas señales, aunque muy útiles, tienen un problema: hay que bajar del coche para colocarlas, con el riesgo que supone de ser atropellado.

En 2018, se produjeron 149 atropellos de peatones en vías interurbanas, la mayoría de ellos cuando caminaban por el arcén.

Ahora, hay otro sistema para lanzar esa advertencia de peligro: se trata de una luz que se puede colocar sobre el coche sin necesidad de apearse, con solo bajar la ventanilla y estirar el brazo.

Es la señal luminosa homologada V-16. Se trata de una luz es amarilla que lanza destellos intermitentes que resultan visibles en un radio de 360 º.

El dispositivo luminoso se coloca magnéticamente sobre la superficie exterior del vehículo, preferentemente en el techo. La batería de la luz de emergenica debe tener una autonomía de al menos media hora. Además, la batería debe tener una duración de al menos dos años. Este sistema de aviso entraña menos peligro para quien lo coloca. Además, también se puede ver mejor en la distancia al ser luminoso y no solo reflectante.

Está previsto que este dispositivo luminoso que se apruebe en el Real Decreto de Auxilio en Carretera en el primer trimestre de 2021, y que destierre definitivamente a los triángulos a partir de 2024.

De momento, las luces V-16 se pueden usar ya como complemento a los triángulos de señalización, que aún continúan siendo obligatorios.

El precio de estos dispositivos varía entre 20 y 30 euros. Es importante adquirir solo productos homologados.

 

Fuente: OCU


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido