La escasez de microchips, principal razón de la caída que se prolonga ya desde finales de 2020, está golpeando de especial manera a la producción de vehículos, tanto a escala nacional como europea. Los centros de producción se están viendo obligados a retrasar la fabricación y a efectuar medidas especiales como la suspensión temporal de las líneas de producción hasta que la falta de semiconductores se vea resuelta. Las previsiones indican, sin embargo, que el ritmo de fabricación de estos componentes no se ajustará a la demanda del sector de automoción hasta el primer semestre de 2022.

De igual modo, aunque los principales mercados en Europa están logrando mejorar sus ritmos de ventas, todavía se sitúan muy por debajo de las registradas en 2019, lo que provoca que la demanda del vehículo “made in Spain” baje. Durante el último mes, mercados como Francia (-13,6%), Alemania (-15,7%), Italia (-13,3%), Reino Unido (-16,7%) o Portugal (-25,2%) siguen registrando cifras negativas en comparación con el mismo periodo de 2019, aunque demuestran una mejor evolución que el mercado interno (-25,8%) que sigue siendo el que mayor caída registra. Este dato cobra especial importancia, teniendo en cuenta que uno de cada cuatro vehículos vendidos en España es de producción nacional.

Por tipo de vehículo, durante el mes de junio, en comparación con el mismo mes de 2020, la fabricación de turismos y todoterrenos ha sufrido un retroceso del 11,1%, con 146.311 unidades. Por su parte, la producción de vehículos comerciales e industriales ha registrado una importante caída con un descenso del 43,1% en el sexto mes, hasta alcanzar las 26.385 unidades.

En el mes de junio, las exportaciones han obtenido un fuerte descenso del 14,9% en comparación con el mismo mes del año anterior, hasta obtener un total de 151.366 unidades enviadas fuera de nuestras fronteras. Para el acumulado en el primer semestre, se han exportado 1.035.609 vehículos, que representa un incremento del 30,6% respecto a 2020, pero que en comparación con 2019 continúa acumulando un retroceso del 16,1%.

Por otro lado, el repunte de ventas y la crisis de microchips no absorben el sobrestock de VO. Los concesionarios no logran dar salida al sobrestock de vehículos de ocasión, pese a que las ventas se han disparado un 41% en el primer semestre y a que los retrasos en las entregas de vehículo nuevo por la crisis de los microchips han derivado las compras hacia el mercado de usados. Así, el volumen de vehículos de segunda mano a la venta aumentó casi un 3% en el segundo trimestre del año, coincidiendo con el agravamiento de la crisis de los semiconductores, el equivalente a casi 11.500 automóviles o, lo que es lo mismo, 126 vehículos más diarios engrosando el stock de los concesionarios, según el Green Car VO Monitor de Sumauto, realizado a partir de los datos de autobiz Sistema VO.

Este sobrestock de VO también es atribuible a la gran devolución de coches provenientes de renting que, tras prorrogar sus contratos el pasado año para evitar la depreciación de sus valores residuales, están engordando ahora las cifras de vehículos que los concesionarios tienen en sus escaparates. De hecho, solo para este año se prevé que este canal aporte un 32% más de vehículos que el curso anterior, según MSI.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido