roblemas en la implementación tecnológica del sistema de navegación motivaron el retraso.

Dos marcas fabricantes de los nuevos aparatos estaban pendientes de poder homologar y posteriormente iniciar su fabricación.

De hecho, uno de los fabricantes recibió el visto bueno de homologación el pasado 17 de agosto, lo que en la práctica ha supuesto que los fabricantes de vehículos hayan recibido muy pocas unidades hasta la fecha, absolutamente insuficientes para equipar los aproximadamente 300.000 vehículos de transporte que anualmente se fabrican en Europa.

Pese a dicha preocupante situación y el requerimiento de los Estados miembros, la Comisión Europea ha optado por no dar hasta la fecha ninguna solución armonizada a nivel europeo, dejando el problema en manos de los Gobiernos nacionales, y condicionando cualquier posible actuación por su parte en función de cómo evolucione la situación para el próximo mes de septiembre, pese a que en la actualidad podrían estar afectados aproximadamente unos 40.000 camiones y autobuses en toda la Unión.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *