Tan solo está autorizado utilizar sistemas de medición básicos tipo biciclometros o terratrip 101 ó 202. Cómo medición de tiempo se puede usar tantos como necesite cada equipo. Y, todos los tramos se realizan con tablas impuestas.

La temporada contaba con siete pruebas puntuables: el Rallye Busot, Rallye Ciudad de Gandía, Rallye la Cerámica, Rallye Ciudad de Xixona, Rallye la Nucía (dos etapas con puntuaciones independientes) y el Rallye Ciudad de Valencia que cerraba la temporada.

En una categoría en la que no hay ayuda de aparatos inteligentes, la figura del copiloto cobra un valor extra (si cabe). Se espera que vaya aumentando en adeptos.

Dos pilotos y cuatro copilotos han disputado la temporada de Regularidad Clásica. Tomás Jordá disputó la primera prueba de la temporada con Estela Carballo en las labores de copilotaje. En el resto de pruebas, Javier Ricardo Jiménez fue el compañero de Jordá en el asiento derecho del Seat 124 Especial 2000 con el que disputó la temporada. Juan Sanchís arrancó el primer rallye de la temporada con Jordi Esplugues, a quien otros planes dentro de los rallyes le hicieron dejar temporalmente los rutómetros y los carnets de ruta. Finalmente Sanchís tuvo como copiloto a Daniel Dueñas. Ambos a los mandos de un VW Golf GTi MKII.

Finalmente, el primer campeonato de Regularidad Clásica fue para Tomás Jordá, tras vencer en los rallyes de Gandia, Cerámica y las dos etapas de La Nucia en la clasificación de pilotos y Javier R. Jiménez en la de copilotos.

Daniel Dueñas en la categoría de copilotos acompañaba a su piloto Juan Sanchís en el subcampeonato. Sanchis se hizo con la victoria en el Rallye Busot copilotado por Esplugues y en el Rallye de Xixona ya con Dueñas a la derecha.

 

Texto e imagen: Juanjo Ros


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido