El interior es el propio de un coche cómodo y confortable. Este SUV subcompacto es lo suficientemente pequeño para viajar sin problemas por las estrechas carreteras europeas, pero lo suficientemente espacioso para que sus ocupantes viajen con comodidad. El coche también ofrece asientos delanteros eléctricos, asientos de la segunda fila calefactados y ventilación de tres niveles. Con los asientos levantados, los pasajeros también pueden aprovechar los 332 litros de espacio de carga, 1.114 litros con los asientos plegados. En el habitáculo reina el silencio, algo que valoramos mucho tras nuestra segunda experiencia de una semana de pruebas con un eléctrico puro 100%.

El conductor del Kona Eléctrico puede estar tranquilo en lo que respecta a la seguridad. La tecnología de Hyundai incluye funciones como el asistente de colisión trasera con tráfico cruzado, el asistente de colisión con ángulo muerto, el aviso de salida segura, la alerta de ocupantes traseros y la alerta de salida del vehículo en cabeza. Estas características, entre otras, mantienen a los pasajeros más seguros y permiten una conducción más atenta para mayor tranquilidad. Tecnológicamente, la ventaja más evidente es que estamos ante un medio de transporte más sostenible. Estos vehículos ecológicos producen menos ruido y menos emisiones locales, reduciendo la contaminación atmosférica del centro de la ciudad.

Es rápido de reflejos gracias a los 395 Nm de par que genera su motor eléctrico e incluso divertido. Disponible en dos motorizaciones diferentes, se puede elegir la potencia y la autonomía: la versión con batería de 39,2 kWh cuenta con 305 km de autonomía, o el modelo con 64 kWh y hasta 484 kms de autonomía con una sola carga. Aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos para el modelo con batería de 64 kWh, y de 9,9 segundos para el de la batería de 39,2 kWh. La autonomía, según el ciclo WLTP, puede variar ligeramente en función de las condiciones de la vía, el estilo de conducción y la temperatura ambiental. También depende del tipo de neumáticos que se monten. Los datos técnicos no son definitivos.

Al volante hay que cambiar «el chip». Los eléctricos piden calma y mesura. Practicando una conducción sosegada, que es por cierto la que hay que tener en carretera, y sobre todo en ciudad, con las limitaciones de velocidad vigentes, al Kona Eléctrico se le saca el máximo partido. Cuando llenamos de carga el vehículo nos marcó una autonomía de 424 kilómetros que podemos «estirar» si dosificamos el pedal de la derecha y jugamos con las inercias sobre todo en bajadas de puertos de montaña, yendo «a vela». Frenadas y rodadura recargan baterías. El coche nos «enganchó» y no echamos en absoluto de menos a los vehículos alimentados con combustibles convencionales. Esto es otra historia y nos gustó y mucho.

En resumen, el Hyundai Kona Eléctrico es un crossover aerodinámico, lleno de estilo y práctico. Su conducción es distinta; en cualquier caso muy interesante. Y es el futuro, guste o no. Y el presente, si las recargas son razonablemente contenidas de coste, pues los precios de gasolina y gasóleo están totalmente dislocados. Si que hay que tener presente que los puntos de carga públicos en España son escasos, que los tiempos de recarga son excesivos y que las autonomías son notoriamente mejorables. Volviendo a nuestro protagonista, este nos ha gustado mucho y es un vehículo totalmente recomendable para quienes tengan fácil las recargas domiciliarias y/o laborales y trayectos básicamente urbanos o interurbanos cortos. Su precio es de 28.875 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido