En el interior del coche destaca la conectividad, con nueva pantalla táctil de navegación de 10,25 pulgadas con Android Auto y Apple Car Play, también Display para Audio de 8” sin cables para conectarse y además carga inalámbrica para móviles, bluetooth de serie y radio digital. Con los acabados Tecno y N Line X se añade el sistema de navegación AVN y el Bluelink de segunda generación. En el habitáculo hay detalles destacados en color rojo como las costuras de los asientos y un volante deportivo, pedalier metálico de tipo racing y palanca de cambios personalizada.

En materia de seguridad, el nuevo i30 lleva el sistema Hyundai SmartSense, que incluye el asistente de mantenimiento de carril, prevención de colisiones frontales con reconocimiento de bicicletas, control de crucero inteligente con parada y arranque automático. También incluye advertencia de atención/fatiga del conductor, luces largas automáticas, advertencia de límite de velocidad inteligente, reconocimiento de señales y limitador de velocidad.

La gama de propulsores es amplia, ya sea con motor gasolina o diésel, con hibridación o sin ella. El bloque de un litro y 120 CV se ofrece con cambio manual de 6 velocidades y tecnología híbrida de 48 voltios (que era el conjunto incorporado por la unidad de pruebas cedida por la marca) o bien transmisión de doble embrague y sin tecnología híbrida. La gama la corona el nuevo motor T-GDI de 1,5 litros y 160 CV con tecnología híbrida de 48 voltios. En diesel están los propulsores de 1,6 litros y 116 CV ó 136 CV. El sensacional cambio de nuestra unidad de pruebas y el efectivo propulsor nos pareció un binomio muy interesante.

Al volante y con el sistema de hibridación eléctrica de 48 voltios se aportan 12 kW de potencia al motor, lo que le permite reducir el consumo y emisiones y gracias a ello el vehículo dispone de la etiqueta ECO de la DGT. Hay tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport, según se quiera economía, deportividad o una opción intermedia. Con la versión «Eco» el coche apenas consume aunque se convierte en perezoso; con la conducción «normal» el vehículo equilibra rendimiento y costes y con la conducción deportiva saca una «alma» prestacional que está ahí para cuando se desea una conducción enérgica.

En resumen, el Hyundai i30 TGDI 1.0 120 CV 48v es un producto muy completo, con un habitáculo que destaca por su amplitud y conectividad, con una seguridad activa optimizada gracias a los múltiples sensores y dispositivos de ayuda al conductor, con un motor (en nuestra versión) muy equilibrado en cuanto a prestaciones y consumos, un cambio manual de seis marchas sensacional, un comportamiento noble, una dirección suave y precisa y una frenada sobresaliente. Un vehículo, en resumen, interesante para ciudad, que se desenvuelve bien en carretera y que en conjunto funciona a plena satisfacción del conductor. El precio de la gama i30 de Hyundai arranca de los 14.200 euros.

 

 

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido