Por tramos de antigüedad, los modelos eléctricos procedentes de flotas (los que tienen una antigüedad de entre tres y cinco años) tuvieron también un comportamiento destacado, al aumentar sus ventas en más de un 53% hasta marzo, concentrando más de una quinta parte del mercado.

En paralelo, la demanda online que muestran los usuarios por estos vehículos de ocasión propulsados por baterías no para de crecer en un momento de escalada del precio de los carburantes. En el primer trimestre, se disparó nada menos que un 192%.

Esta demanda creciente por los usados eléctricos explica que el precio medio de oferta a cierre del primer trimestre subiera un 22,5%, hasta los 31.796 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido