Una cifra que podría seguir aumentando en los próximos años debido, en parte, a sus grandes beneficios medioambientales y a la sobrepoblación de las ciudades. Según se indica en un informe reciente, en comparación con los coches y aviones tradicionales, los vehículos voladores podrían tener un coste menor, con cero emisiones y ser verdaderamente útiles para vuelos de baja altura de punto a punto.

Se calcula que para el año 2030, el 60% de la población migrará a las ciudades. Con este dato, el coche volador puede ser realmente útil para salvar la enorme presión que habrá sobre el transporte terrestre urbano. Así lo ven muchas empresas ya que se calcula que la inversión actual a nivel global en este tipo de proyectos es de 1.500 millones de dólares.

Las previsiones que se manejan dan pistas a los concesionarios y otros actores del sector sobre cómo será el transporte y la movilidad de los próximos años. Entre todas las opciones, podría darse que el transporte se dé en el cielo.

De acuerdo con el mismo informe, Estados Unidos concentra casi el 50% del total de las inversiones en coches voladores, seguidas de las chinas. Muchas entidades apuntan a materializar los coches voladores sobre el año 2025.

Actualmente, aerolíneas tradicionales como Boeing, Airbus, Bell, etc. se han embarcado en proyectos de coches voladores. Las empresas de tecnología también siguen su ejemplo. Es el caso de Uber. Ha establecido un área específica, Uber Elevate, para desarrollar taxis voladores con 9 socios.

En el caso de la automoción, entre muchos interesados por este mercado, destacan Geely, Xpeng o Hyundai.

 

Fuente: Faconauto / Jorge Platero


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido