La realidad es que la velocidad sigue siendo un gran problema para la seguridad vial en España, ya que el 43% de los conductores reconoce que incumple habitualmente los límites, una tendencia que cada vez va a más. Además, una parte importante de los automovilistas aún no han desterrado los comportamientos temerarios cuando se ponen al volante. De hecho, más de 1 millón de españoles confiesa que ha llegado a circular por encima de los 200 km/h en vía interurbana y otros 2,4 millones que lo han hecho a más de 100 km/h en ciudad. O dicho de otro modo: alrededor de 3,5 millones de españoles podrían haber cometido un delito contra la seguridad en el tráfico sin saberlo.

Estos comportamientos tienen una consecuencia alarmante: en la última década se registraron en España más de 100.000 siniestros por imprudencias relacionadas con la velocidad que causaron más de 150.000 víctimas (heridos y fallecidos) y casi 4.500 muertos. Además, 1 de cada 4 fallecidos en carretera murieron por un exceso de velocidad, una conducta muy peligrosa que multiplica por siete el riesgo de morir como conductor en caso de accidente.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio “Velocidad, la lacra silenciosa. El exceso de velocidad en los accidentes mortales en España (2011 – 2020)”, elaborado por la Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS). El informe pone el foco en la velocidad como uno de los factores más habituales y letales en los accidentes de tráfico, para advertir sobre sus riesgos y efectos y concienciar a la sociedad española de la gravedad de determinados comportamientos.

La Fundación Línea Directa también ha querido conocer la percepción de los españoles sobre la normativa de velocidad y sus hábitos al volante a través de una encuesta realizada a 1.700 personas de toda la geografía nacional. Una de las conclusiones más llamativas es que solo el 6% de los conductores conoce los límites de velocidad para turismos y motos y solo el 1% sabe el de todo tipo de vehículos.

En cuanto a la proporción de conductores que superan los límites de velocidad, el estudio de la Fundación Línea Directa concluye que el 43% de los conductores circulan habitualmente por encima de los límites y el 7% de los españoles infringen casi siempre las normas en este ámbito. Las comunidades con más infractores son Castilla-La Mancha, La Rioja y Aragón. En el lado contrario, se sitúan Canarias, Región de Murcia y Baleares.

En lo referente a las sanciones, el 70% de conductores no cree que la finalidad de las multas sea exclusivamente la seguridad vial, mientras que 1,7 millones está a favor de despenalizar los límites de velocidad. Además, el 36% respalda la idea de situar los radares exclusivamente en los Tramos de Concentración de Accidentes (TCA) o en puntos peligrosos.

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido