¿Cuenta con ese cargador o puede instalarlo? Entonces puede plantearse el coche eléctrico, pero también necesitará revisar la tarifa de electricidad que tiene contratada, pues es posible que no sea la más indicada para el consumo que va a hacer.

Algunas compañías como Iberdrola, TotalEnergies o Repsol anuncian tarifas especiales para vehículo eléctrico, pero no aportan casi nada. La de Iberdrola sí llama la atención por ofrecer un precio de solo 3 céntimos (más impuestos) de 1 a 7 horas de la madrugada, pero el resto de horas salen tan caras que solo puede interesar para un suministro donde no haya consumo diurno como una garaje que tenga contrato independiente o un almacén.

Por lo general, le va a convenir una tarifa con discriminación horaria, que cobre un precio más bajo por los kWh que consuma por la noche, aunque también hay tarifas bajas con un único precio. Al cargar el coche, consumirá entre 1,5 y 2 kWh por cada 10 kilómetros recorridos desde la última recarga.

Ahora mismo, con la tarifa de Octopus ganadora de la VII Compra Colectiva de la OCU el coste de 1 kWh en horario noche (tarifa 3 Precios) es de 0,1093 €/kWh (0,114765 IVA incluido): hacer 100 km con un coche que gasta 20 kWh/100 km le costaría 2,3 euros. Pero el precio de la energía es muy variable.

Recargar fuera de casa: ¿cuánto vale? Eso va a depender de si necesita un cargador rápido, como ocurre cuando está de viaje y quiere reponer mucha energía en muy poco tiempo, o de si solo ha gastado una pequeña parte de la batería y se puedes apañar con una recarga más lenta.

Otro problema es si va a encontrar fácilmente esos puntos de carga o no, porque en España el despliegue de las redes está siendo lento, además de que los sistemas de pago son complejos.

Puede encontrar cargadores de menos de 50 kW en los parkings públicos, en centros comerciales, en algunas calles… Los precios son muy variables, incluso algunos establecimientos le pueden ofrecer la recarga gratuita. Tener localizados los puntos de carga gratuitos puede ser muy práctico para cuando esté callejeando por su ciudad.

En las principales redes de carga, se puede encontrar con precios que suelen ser bastante más altos que la recarga casera.

La recarga rápida en carretera sale cara. Cuando se mueve por carretera en un viaje largo, debe planear con tiempo dónde va a recargar según la autonomía que tenga su coche. Y tiene que descargarse las aplicaciones de distintas redes de electrolinera de distintas compañías, pues las va a necesitar para poder pagar la energía, una dificultad que las últimas normas sobre coches eléctricos no han solucionado. Un reciente acuerdo sí exige la creación de una base de datos de electrolineras con sus precios, que todavía no está en marcha.

Normalmente, si busca un cargador ultrarrápido, cada kWh que recargue le puede costar entre 50 y 80 céntimos, una cifra muy respetable.

 

 

Fuente: OCU


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido