Lo primero es buscar un lugar seguro que no entorpezca el tráfico ni genere situaciones de peligro. Recordemos que, en caso de hacerlo en el arcén, debemos ponernos el chaleco reflectante y señalizar la zona con los triángulos de emergencia.

– Aparcar los coches en paralelo o uno frente al otro. En estas posiciones, las baterías estarán más cerca una de otra, y la conexión a través de los cables será más fácil. Acto seguido, apagar el motor del vehículo que funciona y abrir los capós para acceder a las baterías.

– Protegerse con guantes y gafas protectoras. El ácido que hay dentro de las baterías es peligroso, por lo que hay que estar bien protegido ante posibles fugas, especialmente si la batería es vieja.

– El grosor y la longitud de los cables de las pinzas. Los cables conectados a las pinzas de la batería del coche deben tener entre 35 y 50 milímetros de grosor, y una longitud de 3 metros como mínimo. Además, las pinzas deben tener una superficie adecuada para poder fijarlas a los bornes de la batería del coche y fuerza suficiente como para quedarse fijas durante el proceso.

– El orden de la conexión de los cables. Conectar primero la pinza del cable rojo al borne positivo de la batería descargada y luego la del otro extremo al borne positivo de la batería con carga. Hecho esto, conectar la pinza del cable negro al borne negativo de la batería con carga y el otro extremo al borne negativo de la descargada. Las pinzas negras nunca deben entrar en contacto con las rojas, ya que podrían producirse cortocircuitos y generarse chispas peligrosas.

– Traspasar la corriente. Una vez conectadas correctamente las pinzas de la batería de los coches, arrancar el que funciona y dejarlo a ralentí unos minutos. Si el vehículo que se quedó sin batería sigue sin arrancar, lo más probable es que la batería ya no funcione y haga falta cambiarla por otra. En caso de que sí arranque, retirar con cuidado la pinza del cable negro fijada al borne negativo de la batería sin carga. Luego, haremos lo mismo con el otro extremo del cable negro, que está fijado al borne negativo de la batería cargada.
Repetiremos la misma operación con la pinza del cable rojo.

– Mantener unos minutos el coche arrancado. Por último, hay que mantener unos diez minutos a ralentí el coche que se quedó sin batería, acelerando suavemente para que la batería vaya recuperándose. Pasado este tiempo, podremos reanudar la marcha para recargarla del todo.

 

Fuente: Applus ITV

 

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido