La Comisión Europea comunicó este miércoles a China su intención de imponer un arancel de hasta el 38,1% a la importación de vehículos eléctricos desde el gigante asiático, al considerar que su penetración en el mercado interior daña a los productores europeos por estar subvencionados.

El arancel iría desde el 17,4 % al fabricante BYD, hasta el 38,1 % a SAIC, pasando por un 20 % a Geely, según explicó el Ejecutivo comunitario en un comunicado. Bruselas anunció su decisión a Pekín tras las conclusiones preliminares de la investigación que inició el pasado mes de octubre para determinar si la importación de vehículos eléctricos chinos está dañando a los fabricantes europeos.

Según esos resultados iniciales, toda la cadena de suministro de vehículos eléctricos se “beneficia, en gran medida de subvenciones injustas en China” que “presenta una amenaza claramente previsible e inminente a la industria de la UE”.

Fuente: Agencia EFE