Aumentan las infracciones por velocidad y distracciones al volante.

Estas últimas están provocadas, fundamentalmente, por el uso del móvil. Ambos hechos arrojan luz sobre un escenario de seguridad vial complejo y desafiante, afirman las entidades que conforman la plataforma Seguridad Vial 2021-2030.

En 2022, la Dirección General de Tráfico ha registrado un incremento del 15,6% en denuncias respecto al año anterior. Esta escalada en las denuncias ha generado un debate mediático sobre lo que puede ser una recaudación récord de 507.361.888 euros, pero lo que realmente demuestra es un considerable incremento en el incumplimiento de las normativas de tráfico.

Las infracciones más generalizadas continúan siendo las cometidas por superar los límites de velocidad. Los radares, tanto fijos como móviles, registraron casi dos tercios de las denuncias, con un aumento particularmente notable del 30% en las infracciones detectadas por los radares móviles.

Además de la velocidad, las infracciones por circular sin la ITV en vigor o con resultado desfavorable, conducir con el carnet retirado, no usar el cinturón de seguridad y o conducir manipulando el móvil, también se ubicaron en las primeras posiciones de las denuncias en 2022.

Entre 2012 y 2021 las distracciones han sido responsables de un tercio de los siniestros viales con víctimas mortales en España, causando que más de 6.200 personas perdieran la vida y cerca de 30.000 resultasen gravemente heridas o con secuelas permanentes.

Las distracciones al volante son variadas y abarcan desde acciones aparentemente inocuas como hablar con otros pasajeros, cambiar la emisora de radio, ajustar el navegador o comportamientos más temerarios incluso adictivos como manipular el teléfono móvil al volante.

En este sentido destacan las conclusiones del informe “Mobile en España y en el Mundo 2020”, que recoge la adicción reconocida por más de 7,6 millones de españoles a sus dispositivos, de los que casi la mitad (3,7 millones) manifestaron no poder pasar más de una hora sin consultar su móvil. Los encuestados aseguraron en un 61% que “mirar el teléfono es lo primero y lo último que hace cada día”. Evidentemente son variables que también se introducen en la conducción de vehículos y a las que debemos poner remedio.

En este sentido hay que destacar que, según otros estudios, más de 13 millones de conductores españoles admiten usar el móvil de forma habitual mientras conducen y alrededor de 600.000 conductores se autodenominan «adictos» al uso del móvil al volante.

Desde la plataforma se asegura que las sanciones deben ser lo suficientemente severas como para disuadir a los conductores de infringir las normas de tráfico. Las multas por uso del móvil al volante, incluso solo por llevarlo en la mano, se encuentran en el rango de 100 a 200 euros, con pérdida de puntos en el permiso de conducir. Estas sanciones pueden aumentar en casos graves, como la «sanción récord» de 6.000 euros y la pérdida de 6 puntos por manipular el móvil al volante.

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido