La amplia distancia entre ejes de 2,82 metros proporciona una gran habitabilidad. De líneas horizontales, el interior transmite sensación de amplitud y fluidez. El paquete de iluminación ambiental utiliza efectos específicos para mostrar la alta calidad de fabricación dentro del habitáculo. El maletero tiene una capacidad de 510 litros, que aumenta hasta los 1.480 litros con los asientos traseros plegados, aprovechando el espacio hasta el techo. Audi también ofrece en el nuevo modelo de la familia Q5 la banqueta trasera plus, que cuenta con regulación longitudinal de distancia para las piernas de los pasajeros y con respaldos ajustables en inclinación.

El Audi Q5 Sportback está equipado con numerosos sistemas de asistencia al conductor. El control de crucero adaptativo puede hacerse cargo de la aceleración, la frenada y el mantenimiento del vehículo en el carril durante muchas situaciones. El conductor solo tiene que tocar el volante capacitivo para mantener el guiado lateral. Un segundo sistema de alta tecnología es el asistente predictivo de eficiencia, que ayuda a conducir de forma eficaz. Los asistentes de giro y de salida o el asistente de tráfico cruzado posterior también mejoran la seguridad. El Audi pre sense city ayuda a mitigar las consecuencias o evitar una posible colisión frontal.

Mecánicamente está disponible con dos motores TDI y un TFSI, con potencias que van desde los 163 hasta los 265 CV. Todos cumplen la nueva normativa de emisiones Euro 6d ISC-FCM AP. El Audi Q5 Sportback 35 TDI, que fue la versión probada por nuestro periódico digital, equipa el motor 2.0 turbodiésel de 163 CV y un par máximo de 370 Nm. Sobresaliente propulsor por sus prestaciones, eficiencia, insonoridad y muy bajos consumos. La potencia del motor turbodiésel de cuatro cilindros llega a las ruedas delanteras a través de un cambio S tronic de siete velocidades impecable. Acelera de 0 a 100 km/h en 9 segundos. El consumo homologado en el ciclo combinado es de 5,7-6,1 l/100 km. Los motores TDI y TFSI también cuentan con tecnología Mild Hybrid. Las versiones híbridas enchufables tienen hasta 62 kms. de autonomía en modo eléctrico.

Al volante, la dirección dinámica modifica la desmultiplicación, el ángulo y la asistencia en función de la velocidad. Cuando se circula a baja velocidad, utiliza una relación más directa y con menos vueltas de volante entre topes, así como una alta asistencia, lo que mejora el confort. A velocidades más altas, la menor desmultiplicación proporciona una mayor estabilidad direccional. La amortiguación presenta unos ajustes específicos que proporcionan un tacto más directo. La suspensión neumática adaptativa resulta cómoda y versátil. Ajusta la altura de la carrocería en un amplio rango de 60 mm. La distancia al suelo puede aumentar hasta en 45 mm cuando se conduce por pistas o caminos. En autopista, a velocidades altas, la carrocería desciende automáticamente 15 mm para mejorar la eficiencia y la estabilidad, al reducir la resistencia aerodinámica y bajar el centro de gravedad.

En resumen, el Audi Q5 Sportback es un SUV dirigido a personas que no sólo aprecien el diseño expresivo y la innovación técnica, sino también el carácter deportivo y la versatilidad para un uso cotidiano. Es un producto tan válido en ciudad como en carretera. En ambos ámbitos se desenvuelve muy bien. Amplio y cómodo tiene una conectividad muy competitiva y unas buenas terminaciones. Su seguridad activa es sobresaliente gracias a un chasis, una geometría de suspensiones y una frenada excelentes. En el caso de nuestra unidad de pruebas cabe destacar unos consumos muy bajos y por tanto una alta autonomía para viajes largos, que se convierten en «cortos» y placenteros por la nobleza del conjunto, el silencio y la comodidad. Un producto muy atractivo y convicente, con una mecánica muy solvente. El precio de la gama Q5 Sportback arranca de los 55.800 euros.

 

 

 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido