Con 4,59 metros de longitud, el vehículo ofrece a los pasajeros un amplio interior, más allá de los límites conocidos en su segmento. La habitabilidad es comparable a la de un SUV de gran tamaño, dado que no hay túnel central. La sensación de amplitud no se limita solo a los asientos delanteros; también en la parte trasera los ocupantes disfrutan de un generoso espacio para las piernas, gracias a las ventajas que aporta la plataforma MEB, diseñada para vehículos eléctricos. En lo que respecta a los huecos portaobjetos del interior, los modelos Q4 e-tron destacan por un volumen de almacenamiento total cercano a los 25 litros.

Tecnológicamente ofrece una experiencia de usuario completamente digital. El sistema de infotainment se estructura en tres niveles: MMI, MMI plus y MMI pro. Según la configuración, pueden incluir diferentes funciones, como el head-up display con realidad aumentada y el Audi virtual cockpit plus. Entre los elementos opcionales se pueden elegir los servicios online de Audi connect, incluido el planificador de rutas e-tron, que determina el mejor camino a seguir teniendo en cuenta la infraestructura de carga pública. Puede incorporar los faros Matrix LED, que iluminan siempre la carretera con la mayor intensidad posible sin deslumbrar al resto de usuarios de la vía. Las firmas lumínicas digitales son una novedad mundial pues el conductor puede cambiar entre cuatro diseños distintos.

Mecánicamente, el Audi Q4 Sportback e-tron está disponible inicialmente en las versiones 35 e-tron y 50 quattro e-tron. El Q4 35 e-tron, variante cedida por el fabricante a nuestro periódico digital, tiene un motor eléctrico que impulsa las ruedas delanteras con una potencia de 125 kW (170 CV), lo que acelera al SUV eléctrico de 0 a 100 km/h en 9 segundos. Su batería de 52 kWh de capacidad neta le permite alcanzar una autonomía de hasta 340 kms, según el ciclo WLTP. El Q4 Sportback 50 e-tron quattro, equipa un motor en cada eje que rinden una potencia máxima de sistema de 220 kW (299 CV). La versión más deportiva del SUV eléctrico para el cronómetro en la aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, y alcanza una autonomía de hasta 488 kms, gracias a una batería de 77 kWh de capacidad neta. Esta misma batería es la que equipa de serie el 40 e-tron, la versión con un motor eléctrico de 150 kW (204 CV).

Al volante, nuestro protagonista dispone de dirección progresiva y suspensión deportiva. A destacar el sistema inteligente de recuperación de energía, que tiene en cuenta los datos de navegación y topográficos. La batería de alto voltaje se encuentra ubicada entre los ejes, lo que garantiza un centro de gravedad bajo y una distribución equilibrada del peso. Por su parte, los sistemas de control para la transmisión y la suspensión funcionan en estrecha colaboración. Todo ello da como resultado una conducción segura, deportiva y confortable. Cuenta con una amplia gama de sistemas de asistencia a la conducción como parte de la dotación de serie. Entre ellos, el asistente de eficiencia predictiva, que ayuda a conducir con anticipación para optimizar el consumo de energía.

En resumen, la gama Q4 Sportback cubre la demanda de clientes muy diferentes, desde aquellos que se mueven por la ciudad en sus desplazamientos cotidianos hasta los que suelen recorrer largas distancias. Existen dos variantes de batería y tres motores a elegir. Es el primer SUV eléctrico compacto de la marca de los cuatro aros. Se trata un versátil vehículo todocamino para el uso diario que transfiere el diseño progresivo de los prototipos a la producción en serie y que puede conducirse sin emisiones. Impresiona por el espacio interior y por la incorporación de soluciones pioneras en el manejo del infotainment y los sistemas de asistencia. El head-up display con realidad aumentada conecta el mundo virtual con el real de una manera totalmente nueva. El precio del Audi Q4 Sportback 35 e-tron S Line es de 52.998 euros.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido