Lo cierto es, sin embargo, que la drástica pérdida de actividad de este tipo de establecimientos y la falta de suministro por parte de los proveedores, así como la dificultad a la hora de implementar las necesarias medidas de seguridad, ha inclinado a la Autoridad Laboral a conceder estos ERTES por fuerza mayor. En otras provincias también se están empezando a conceder, si bien no en todas se sigue este criterio.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido