Los controles preventivos siguen demostrando su eficacia ya que un 84% de positivos en alcohol y un 88% de los de drogas se han detectado en ellos, frente al resto que se detectan tras un accidente, una infracción o por presentar síntomas.

En el caso del alcohol, de los 1.603 conductores que dieron positivo, contra 235 se han abierto diligencias y han sido puestos a disposición judicial bien porque conducían con una tasa superior a 0,60mg/l en aire o bien por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia.

Respecto a las drogas, de los 1.552 conductores que dieron positivo en alguna sustancia, la mayoría (1.141) lo hicieron por cannabis, seguidos de los que lo hicieron por cocaína (514), anfetaminas (180) y opioides (65). Además, 20 conductores fueron puestos a disposición judicial por conducir bajo la influencia de sustancias psicotrópicas o negarse a realizar el test de drogas.

Pero estas campañas no solo sirven para detectar a aquellos que infringen la ley, sino para alertar también de todos aquellos conductores que, aun no siendo denunciados por no superar las tasas máximas permitidas, sí son detectados por encontrarse entre los 0,15 mg/l y el límite permitido.

En esta ocasión, en los controles realizados con motivo de esta campaña, más de 4.300 conductores se encontraban en esta situación. De ellos, 3.612 fueron detectados en los controles preventivos, 369 por una infracción, 37 tras un accidente y 3 por presentar síntomas.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido